fbpx

Los signos de puntuación son unos elementos muy importantes dentro del texto, porque nos ayudan a comprender bien su significado, a ordenar las ideas que en él se expresan y a establecer su jerarquía sintáctica. Los errores en la puntuación pueden modificar por completo el sentido de un texto, por eso es tan importante evitarlos. Cuenta la tradición que Carlos V (aunque otras fuentes atribuyen la leyenda a otros reyes) perdonó la vida a un hombre cambiando de ubicación una coma de la sentencia: «Perdón, imposible que cumpla su condena».

Si quieres mejorar tu empleo de los signos de puntuación, echa un vistazo a estos diez errores frecuentes. ¿Cometes alguno?

10 errores de puntuación

1. Nunca pongas coma entre sujeto y predicado

Da igual si haces pausa o no, no pongas coma entre sujeto y predicado.

Jamás debe haber coma separando el sujeto del predicado, salvo que el sujeto lleve una aclaración entre comas. Es un error muy extendido pero que resulta muy molesto, porque entrecorta la lectura de forma innecesaria. Hace poco visité la página web de una conocida autora de libros de crianza, y había tantas comas entre sujeto y predicado que tuve que dejar de leer, aunque el contenido me interesaba mucho. Aquí tienes un par de ejemplos del uso:

El conductor del autobús me miró con cara de pocos amigos.

El conductor del autobús, me miró con cara de pocos amigos.

El conductor del autobús, que tenía un mal día, me miró con cara de pocos amigos.

2. No pongas coma antes de «y»

Esta norma es extensible a las conjunciones «ni» y «o». Se aplica cuando tenemos una enumeración con varios términos.

Metió a toda prisa en la maleta dos pantalones, cinco camisetas, seis pares de calcetines y bastantes mudas de ropa interior.

 Metió a toda prisa en la maleta dos pantalones, cinco camisetas, seis pares de calcetines, y bastantes mudas de ropa interior.

Sin embargo, esta norma tiene sus excepciones. Sí es correcto poner coma antes de la conjunción «y» si la oración que sigue a la conjunción tiene distinto sujeto de la anterior. También si el elemento que va detrás de «y» no enlaza con los anteriores, sino con la suma de todos ellos:

El pobre hombre no había visto un televisor en su vida, y todo el mundo pudo observar cómo se quedó boquiabierto ante aquel invento del demonio.

Se había pasado la vida entera yendo de fiesta y haciendo el vago, y cuando le tocó trabajar no estaba acostumbrado a dar un palo al agua.

3. En el encabezado de las cartas y las notas, usa dos puntos

Últimamente es cada vez más frecuente encontrar en estos casos una coma, pero se trata de un error por influencia del inglés. En castellano los encabezados de las cartas y las notas se puntúa con dos puntos:

Querida hermana:
Necesitaba tiempo para pensar y me he ido unos días a la casa del pueblo. Por favor, saca a pasear al perro.

4. Tras las preposiciones, no uses los dos puntos

Es incorrecto el empleo de los dos puntos entre una preposición y los sustantivos que la siguen:

 Estaba cansado de: las risas de sus compañeros, las burlas en la clase de gimnasia y las miradas de incredulidad de las chicas.

5. Tras los puntos suspensivos, siempre un espacio (salvo si lo que sigue es un signo de puntuación de cierre)

Por lo tanto, si se usan los puntos suspensivos al principio de una frase no van pegados a la primera palabra, sino que llevan un espacio después.

… y después de decir todo esto, se quedó tan ancho.

 …y después de decir todo esto, se quedó tan ancho.

6. Usa las comillas latinas («, »)

Las comillas inglesas (“, ”) se usan solo si es necesario entrecomillar una palabra dentro de un texto entrecomillado.

Le dijo, alzando la voz: «Mire usted, yo estaré «escuchimizá», pero no soy una muerta de hambre».

7. No uses mal la raya y el guion

Últimamente se está viendo con mucha frecuencia un uso incorrecto del guion y la raya en lugar de los dos puntos, por influencia del inglés:

 La llegada del hombre a la luna – un acontecimiento histórico.

8. El punto final va detrás de las comillas de cierre, no delante

En castellano es ese el orden correcto. ¡No pongas el punto antes de las comillas de cierre!

«Escribir es algo que nunca puedes hacer tan bien como es posible. Es un desafío perpetuo y es más difícil que cualquier otra cosa que haya hecho. Así que lo hago. Y me hace feliz cuando lo hago bien.» (Ernest Hemingway)

«Solo los malos escritores piensan que su trabajo es realmente bueno» (Anne Enright).

9. No abuses de los puntos suspensivos

Un exceso de puntos suspensivos ralentiza el ritmo del texto y da la sensación de falta de seguridad. ¿Realmente es esa la impresión que quieres dar? Dosifica el uso de este signo de puntuación tan lleno de significado.

La esperaba al final del camino… Su gesto estaba pálido… Cuando le dijo lo que acababa de suceder, ella no daba crédito… Lloraron abrazados a la luz de la luna…

10. Puntúa correctamente los diálogos

Para este último punto, que tiene muchísima miga, puedes recurrir a la entrada que escribí hace tiempo sobre la puntuación correcta de los diálogos.

Espero que, gracias a estos diez consejos, cometas menos errores al puntuar tus textos. Recuerda que de la ubicación de una coma puede depender la interpretación del texto o, como en la famosa anécdota, la vida de un hombre.

 

Escribe a diario. Sin excusas.

Descarga mi ebook de regalo y empieza a producir contenidos todos los días.

EBOOK GRATIS

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la Política de Privacidad, haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies