fbpx

¿Te gustaría tener un buen blog? Si quieres ser visible y reconocible entre los miles de personas que comparten contenidos a diario, si quieres ser una buena bloguera y tener credibilidad y autoridad ante tu audiencia, entonces la respuesta es SÍ, deberías tener un blog. Pero, aunque parece muy fácil, hay que sortear muchos obstáculos hasta lograr que sea realmente bueno, posicionado y con una comunidad activa de lectores. Esos obstáculos son casi siempre los mismos, y hay ciertas habilidades que pueden ayudarte a superarlos. Hoy voy a hablarte de 7 cualidades que pueden ayudarte a triunfar con tu blog.

cualidades de una buena bloguera

Generosidad

No tengas miedo de compartir tus conocimientos y tu experiencia en cada post. Seguramente existen decenas de blogs sobre una temática muy similar a la tuya. Para destacar, debes aportar contenido de valor. Incluye lo que sabes, lo que has podido comprobar de manera práctica, lo que intuyes, tus teorías. No temas entregar todo esto a cambio de nada; es la única forma de conquistar a tu audiencia, y parte de tu audiencia acabará convirtiéndose en tu cliente.

Imperfección

Especialmente cuando estás empezando, es habitual querer hacerlo todo de forma correcta. El problema es que si aspiras a un nivel de perfección demasiado alto, jamás conseguirás hacer demasiadas cosas. Diez artículos buenos pero no perfectos son mejores que un solo post incontestable y excelente.

Nadie tiene una escritura completamente perfecta. Todos cometemos errores: de planificación, de redacción, de ortografía o gramática, de maquetación… es normal que se te escape algún fallo. Es más, tengo una noticia: la mayoría no se dará cuenta. Busca un razonable nivel de calidad, intenta mejorar cada día, pero no te exijas la perfección absoluta porque esa no llegará jamás. (Además, como perfeccionista en proceso de desintoxicación, te diré que el perfeccionismo extremo produce una sensación de rechazo; los lectores buscan aprender de modelos imperfectos).

Diferenciación

Como ya te he indicado arriba, seguramente existen otros blogs de tu temática. ¿Qué puedes aportar? Tú tienes algo que te diferencia del resto. No mires demasiado lo que hacen los demás: piensa qué es lo que te caracteriza a ti. Tal vez es tu forma de explicar las cosas, tal vez son los ejemplos que pones, o tu sentido del humor.  Encuentra algo que sea solo tuyo y destaca entre la multitud.

Paciencia

Tener un blog supone un gran esfuerzo, especialmente al principio, y la recompensa tarda en llegar. Muchas blogueras se desaniman porque esperan demasiado y demasiado pronto. Algunas llegan a abandonar.

En redes siempre estamos leyendo esas historias de emprendedoras megaexitosas que te cuentan que estaban arruinadas, pero en muy poco tiempo con cuatro posts y una estrategia de redes sociales se posicionaron estupendamente y ahora les sobran los clientes que pagan cuatro cifras por trabajar con ellas… Y, frente a eso, tú estás escribiendo un post que casi nadie va a comentar mientras tu lista de tareas pendientes no hace más que crecer.

Ese éxito instantáneo en los blogs es un espejismo, es solo humo; la realidad es bien distinta. Un blog, como cualquier otra actividad online, requiere cierto tiempo para que te posiciones. No te compares y avanza con paciencia, paso a paso hacia tu objetivo.

Previsión

Un blog es un proyecto que requiere un trabajo constante. Debes establecer una frecuencia de publicación y mantenerla. Y si normalmente tu lista de tareas pendientes ya da miedo, ¡imagínate cuando surge algún imprevisto!

La única forma de no fallar cada vez que pasa algo con lo que no contabas es tener trabajo adelantado. Escribir con antelación y programar. ¿Cuántos posts tienes escritos pero sin publicar, ya preparados, maquetados y con imagen, solo para darle a un botón si sucede algo y no llegas? Yo tengo cuatro. Eso significa que puede surgir algo durante cuatro semanas y yo seguiría cumpliendo con mi cita semanal con mis lectores. Bloguera previsora vale por dos.

Autoindulgencia

Cuando has sido previsora, es más sencillo reconocer las propias limitaciones y ser autoindulgente.

¿Alguna vez has estado incubando un catarro y has dicho que no te ponías enferma porque no te lo podías permitir? Yo lo he dicho más veces de las que me gustaría. Y he ido a trabajar hasta arriba de remedios farmacológicos y tradicionales de todo tipo, para estirar mi capacidad más allá de lo que realmente daba de mí.

Una buena bloguera se perdona cuando no puede seguir trabajando. Y, como es previsora, realmente no pasa nada grave.

Estrategia

El malvado Dr. Gang, controlándolo todo desde su ordenador y acariciando a su gato.

Lo confieso: a veces, cuando organizo mi calendario editorial, repaso las estadísticas, planifico mis redes sociales, compruebo mis resultados… me siento un poco como el Doctor Gang, sí, ese villano que observaba desde su sala de mandos todo lo que hacía el Inspector Gadget.

Una buena bloguera tiene algo de estratega: no solo le gusta producir contenidos, sino también planificar proyectos, medir estadísticas, prever las reacciones de sus lectores…

¿Tienes lo que hay que tener?

¿Y tú? ¿Cuántas de estas virtudes tienes ya desarrolladas? ¿Cuáles tienes aún que integrar? Pásate por mi grupo Escribe más y mejor y me lo cuentas, además de interactuar con otras blogueras.

 

Escribe a diario. Sin excusas.

Descarga mi ebook de regalo y empieza a producir contenidos todos los días.

EBOOK GRATIS

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la Política de Privacidad, haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies