fbpx

La lectura es un hábito muy positivo que procuramos inculcar en nuestres hijes. La asociamos a una mayor cultura, a una reducción de las faltas de ortografía, a una mejora de la concentración. Sin embargo, no siempre hablamos de los muchísimos beneficios emocionales de leer a nuestres hijes. Hoy comparto contigo los 7 más importantes.

Beneficios emocionales de leer a les niñes

1 Les ayuda a desarrollar la empatía

Nos importa mucho que los peques de la familia desarrollen la habilidad de ponerse en la piel de otras personas, que sean sensibles y respetuosos con las necesidades de los demás. Esto puede favorecerse a través de la narración de historias con la que puedan identificarse. Si comprenden a los personajes y sus motivos, podrán sentir lo que estén sintiendo. De este modo, uno de los beneficios emocionales de leer a les niñes es que les ayuda a comprender las distintas emociones y a relacionarse con ellas.

2 Favorece su autonomía, su independencia y su seguridad en sí mismes

Los peques de la casa buscan en los libros respuestas para entender el mundo de los adultos. Observan a través de sus cuentos el mundo de los adultos para hallar estándares de comportamiento y esto les proporciona seguridad: saben lo que se espera de ellos y se sienten capaces de actuar sin ayuda.

3 Les ayuda a descubrir quiénes son

Los libros de cuentos presentan diferentes personajes en diferentes conflictos. ¿Cómo ha reaccionado este personaje? ¿Lo harían ellos exactamente igual? ¿Se identifican con alguno de los rasgos del personaje? Los buenos personajes de cuento tienen rasgos característicos fácilmente identificables; unos positivos, otros no tanto y un buen puñado de rasgos neutrales. Al observar a estos personajes, les niñes se observan también a sí mismes y se reconocen (o no), trabajando de esta forma su autoconcepto.

4 Los cuentos son iniciadores de conversaciones

Niño que lee

La lectura es una oportunidad de entrar en contacto con temas que, de otro modo, nos resultarían complicados de abordar.

Hay temas que son complicados de hablar. A veces, porque no tienen aún la habilidad lingüística suficiente para expresar lo que les está sucediendo. Otras, porque no se sienten orgullosos de lo que están experimentando y sobreviene la vergüenza. Otras, simplemente no se habían planteado esa posibilidad, pero el libro se la descubre.

Como madres, es importante que aprovechemos las oportunidades de diálogo que el cuento nos proporciona. Podemos plantear preguntas. «¿Y tú qué opinas?» es probablemente la más importante. ¿Qué piensa nuestro hijo o nuestra hija sobre lo que está sucediendo? También es importante compartir nuestra opinión, pero siempre después de ellos. Otras preguntas interesantes son «¿Tú qué harías en esta situación?», «¿Conoces a alguien que haya sentido esto?» o «¿Qué crees que puede hacer ahora este personaje?».

Además, si escogemos cuentos que compartan nuestros valores es una oportunidad para transmitirlos a nuestres hijes.

5 Cubren su necesidad de entretenimiento

Un buen libro puede ser una opción de entretenimiento muy interesante para nuestres hijes. Si desde el principio reservamos ratos con ellos para la lectura y convertimos esos momentos en experiencias de disfrute, es más probable que al crecer elijan coger un libro cuando buscan pasar un rato divertido y relajado.

6 Leer relaja

La lectura requiere atención, concentración, enfoque. Nos exige que bajemos el nivel de actividad física. Por ello, la lectura es una herramienta fabulosa para ayudar a nuestres hijes en las experiencias de tránsito: el paso de la actividad de la tarde a la hora de descansar y dormir, un viaje (aunque sea breve, les niñes suelen ponerse nervioses en el coche). Si experimentan con nosotras esta relajación asociada al libro, es más probable que algún día sean ellos los que tomen la iniciativa y al sentirse nerviosos o agitados acudan a un libro en busca de sosiego.

7 Leer ayuda a crear y fortalecer vínculos

No hay nada mejor que abrazar a tus pequeños mientras lees un cuento justo antes de dormir. Pasar tiempo juntos, tocándose y hablando puede fortalecer nuestro vínculo familiar.

Para familias muy ocupadas, relajarse con les niñes y simplemente disfrutar de la compañía mutua gracias a la lectura puede ser una estupenda manera de proporcionar un momento de presencia plena en que podemos relajarnos y crear vínculos. No puedes mirar el móvil mientras lees un cuento. No puedes estar pensando en el trabajo o en lo que tienes que hacer mañana. El cuento absorbe toda tu atención y hace que te dediques por completo a estar aquí y ahora, con tu familia.

Te aseguro que eso es lo que crea verdadera complicidad, ese es el tipo de recuerdo que perdura a través de los años.

Potencia esos beneficios

A lo largo de este post te he detallado siete beneficios emocionales de leer a les niñes. Todos ellos se pueden obtener leyendo cualquier cuento, aunque sea uno solo cientos de veces.

Sin embargo, si de verdad quieres proporcionar a tu hije un acompañamiento más profundo, si quieres compartir experiencias muy significativas, yo quiero invitarte a que te unas al taller Érase una vez… una mamá que creó un cuento. En él te acompañaré en el paso a paso para crear un cuento personalizado para tus hijes, y que puedas regalárselo en Navidad.

 

Escribe a diario. Sin excusas.

Descarga mi ebook de regalo y empieza a producir contenidos todos los días.

EBOOK GRATIS

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la Política de Privacidad, haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies