fbpx
Mer Flores

El tema, la estructura y el argumento

En la escritura, como en todas las artes, hay una falacia que se ha convertido en creencia general: que las obras maestras son fruto, simplemente, del talento y la inspiración. Y aunque es verdad que nunca viene mal un toque de pura genialidad, el mayor mérito del escritor suele estar en su constancia en el trabajo y su conocimiento de las herramientas que utiliza. Por eso, voy a abordar en diversos artículos algunas claves de la técnica narrativa que debes conocer. Hoy les toca el turno a varios elementos relacionados con la acción: el tema, la estructura y el argumento.
Corrección ortotipográfica

Corrección ortotipográfica: todo lo que deberías saber

Como ya he explicado en otras ocasiones, la profesión del corrector de textos es bastante desconocida, probablemente porque parte de su tarea es que su trabajo pase desapercibido y solo se note la huella del autor en el texto. Y si pocas personas conocen a qué se dedica en general un corrector, muchas menos sabrían explicar las diferencias entre los dos tipos de correcciones que suele realizar. Hoy te explicaré en qué consiste la corrección ortotipográfica, y espero resolver todas tus dudas.

Registra tu libro

Cuando consulto mi correo electrónico por las mañanas, a menudo me encuentro con mensajes del tipo «He escrito un libro y me gustaría recibir un presupuesto para su corrección». Muchos de ellos llevan como archivo adjunto la obra completa. Siempre pienso lo mismo: «¿Habrá tomado la precaución de registrar la obra antes?». En mi experiencia, a menudo no lo han hecho. No sé a través de quién han conseguido mi correo electrónico (llevo ya muchos años ejerciendo como correctora), pero el caso es que han enviado su obra completa a una persona con la que no han hablado jamás, ¡y ni siquiera está registrada! Si me aceptas un consejo, no dejes pasar un solo día más sin registrar tu libro.
5 ideas para encontrar inspiración

5 ideas para encontrar inspiración

Normalmente tenemos una idea muy romántica de la vida del escritor, pero escribir no es en absoluto una tarea fácil. No solo es que hay muchísimo trabajo que hacer después de haber terminado de escribir un libro: a veces somos incapaces de terminar una historia porque nos sobreviene el famoso bloqueo del escritor. Ya te di en una entrada anterior algunas soluciones para superar el síndrome de la página en blanco cuando estás escribiendo. Pero ¿qué pasa si el problema está en que no sabes sobre qué escribir? Aquí tienes cinco ideas para encontrar inspiración.

Los autores de best sellers tienen faltas de ortografía

Muchos escritores noveles cometen el error de publicar (a menudo, autopublicar) sus obras sin haber realizado en ellas una corrección profesional. A veces es cuestión de ignorancia (la profesión del corrector de textos es bastante desconocida); otras, de ego. Si nadie les menciona la posibilidad de corregirlo, dan por hecho que su texto no contiene errores; si alguien, por el contrario, sugiere que se recurra a los servicios de un corrector se toma casi como una ofensa. No saben estos autores que también los autores de best sellers tienen faltas de ortografía.
corrector de Woord

7 razones por las que el corrector de Word no es suficiente

Cuando comencé a trabajar como correctora por primera vez, allá por 2004, descubrí que estaba aprendiendo una profesión fascinante, que me encantaba. Lo que no me imaginaba es que a lo largo de los años iba a enfrentarme a menudo con que se pusiera en duda que esa profesión es necesaria. Y una de las opiniones que escucho con más frecuencia es: «¿Pero lo que tú haces no lo hace ya el corrector de Word?». Pues no, ningún corrector de ningún procesador de textos o aplicación informática puede sustituir al trabajo del corrector profesional. ¿Quieres saber por qué? Te doy siete razones.

El exterior de un libro no es la portada

Dice el proverbio popular que la belleza está en el interior. Y aunque se trata de una afirmación muy cierta, especialmente en el caso de los libros (al fin y al cabo, lo que leemos es su contenido), a menudo nos dejamos llevar por la primera impresión. Por eso también se ha convertido en expresión popular la de «juzgar un libro por su portada». ¿Sabías que esta expresión no es correcta?
No escribas

No escribas

Desde hace bastantes años, de vez en cuando se me acercan conocidos y desconocidos que, al saber a qué me dedico, me ofrecen unas pocas páginas, las más selectas entre lo que han escrito, y buscan un veredicto: «¿Es bueno? ¿Crees que tengo posibilidades?». La mayor parte de las veces ni siquiera necesito leer sus textos para saber qué debo aconsejarles. A muchos de ellos les doy mi mejor respuesta: no escribas.
corrector de textos

En qué consiste el trabajo de un corrector de textos

Me sucede muy a menudo: un autor contacta conmigo por primera vez y, después de ponerme en antecedentes sobre quién es y qué clase de libro ha escrito, añade algo así como «me han dicho que tal vez necesito un corrector y quería saber cuánto me costaría corregir mi obra». A veces la recomendación la ha hecho un amigo bienintencionado, otras ha sido el trabajador de una editorial. El pobre autor, con el ego algo maltrecho, acude a mí porque alguien le ha pasado el contacto pero sin saber muy bien a qué se dedica exactamente un corrector ni si voy a poner su libro patas arriba. Si compartes esas dudas y quieres saber más, te interesará este artículo.

¡Lee!

Si has llegado hasta este sitio buscando ideas o recursos para escribir mejor y aún así a estas alturas tengo que convencerte de que leas, creo que tenemos un problema. Doy por hecho que si quieres escribir es porque, al menos, habrás leído algún libro y encontrado cierto placer en ello (si no, ¿qué sentido tiene?). Sin embargo, no solo quieres leer, sino que buscas que tus lecturas te ayuden a conseguir tu objetivo de escribir mejor.
Ir arriba