fbpx
Mer Flores

Planificar lo que escribes te salva del bloqueo de escritora

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Uno de los problemas más habituales entre las escritoras es el bloqueo o síndrome de la página en blanco. Te sientas a escribir y no te sale nada. Puede ser muy frustrante, pero, sobre todo, un mal augurio: la ansiedad que nos despierta un bloqueo puntual puede provocar que este bloqueo se prolongue y se convierta en un auténtico problema. Por eso, voy a compartir contigo el mejor truco que yo pongo en práctica para evitarme este obstáculo: planificar bien antes de escribir.

Planificar lo que escribes te salva del bloqueo de escritora

Tipos de bloqueos y soluciones

Lo primero que debes saber es que hay dos tipos de bloqueos: el bloqueo creativo y el bloqueo de escritura. Aunque se relacionan, no son exactamente lo mismo.

  • Un bloqueo creativo es una sequía de ideas. No se te ocurren temas para escribir, o las ideas que surgen no te convencen. Es un problema porque puede causar mucha ansiedad y la adrenalina es enemiga de la creatividad. La mejor solución cuando tienes este bloqueo es utilizar disparadores creativos para jugar y divertirte, y pronto las aguas vuelven a su cauce.
  • Un bloqueo de escritura surge cuando sí tienes buenas ideas, puede que incluso tengas claro qué quieres contar… pero te sientas ante la página en blanco y eres incapaz de escribir nada. Para este último bloqueo la planificación es una herramienta fabulosa.

Por qué planificar es la solución

Por cómo funciona el proceso de escritura

El proceso de escritura
¿Estás distribuyendo adecuadamente tu tiempo para escribir?

La escritura es un proceso que se realiza en tres pasos: planificación, redacción y revisión. De los tres, el más importante es la planificación, a la que deberíamos dedicar el 50 % de nuestro tiempo, mientras que a la redacción dedicaríamos solo un 15 % y el 35 % restante correspondería a la revisión. Al contrario de lo que nos han enseñado, no son tres procesos que se hacen de forma simultánea, sino de tres pasos que van uno detrás de otro. Para la planificación y la revisión tenemos que poner en juego nuestra capacidad de análisis y de autocrítica, y eso no favorece la capacidad creativa que requiere el momento de la redacción.

Si empiezas a planificar antes de escribir (y no al mismo tiempo) notarás que harás mejor las dos cosas y en menos tiempo. Aquí te dejo, también, otro post en este blog donde te hablaba de la necesidad de dejar de corregir mientras escribes (y cómo lograrlo).

Porque sintoniza tu cerebro

Hace muchos años que tengo el hábito de mirar la agenda al final del día para saber qué cosas tengo previstas para el día siguiente. Me ayuda a estar predispuesta a esas tareas desde que me levanto.

Cuando la tarea que tengo que hacer supone escribir, procuro mirar también la noche anterior el esquema que he elaborado. Tengo la impresión de que en ese momento, mi cerebro se pone a trabajar en segundo plano buscando las palabras adecuadas. No falla: si algún día no me leo la planificación previamente, me cuesta más el momento de redactar.

Porque simplifica la tarea de escribir

Si has planificado previamente, no tienes que pensar qué vas a poner, eso ya está decidido. Tienes un esquema y solo hay que rellenar los huecos. Es todo más sencillo.

Porque es el fin de la página en blanco

Cuando me siento a escribir y abro el documento en blanco, ya no me quedo parada esperando a que salga la primera frase. Lo primero que hago es transcribir el esquema (en mi caso, suelo hacer mis planificaciones a mano). ¡La página deja de estar en blanco!

Sé que puede parecer una tontería, pero es uno de esos trucos que funcionan precisamente por su simplicidad: cuando la página ya no está en blanco, desaparece la presión.

Cómo planificar tus textos

Existen distintos tipos de planificación.

Por un lado, la planificación general: la escaleta de tu novela o el calendario editorial de tu blog, por ejemplo. Se trata de decidir qué temas vas a tratar o qué acciones van a suceder a qué personajes, y luego organizar y ordenar ese contenido de la manera adecuada.

Por otro, está la planificación específica: el esquema de lo que vas a decir en ese post o de cómo vas a desarrollar una escena concreta de tu novela.

Sea cual sea el tipo de planificación, yo suelo seguir el siguiente proceso:

  • Lo primero, reviso cuál es mi objetivo con ese texto, qué quiero conseguir. Lo anoto para tenerlo presente.
  • A continuación, hago una lluvia de ideas de elementos que se podrían incluir.
  • Entonces analizo lo que ya tengo y selecciono lo que me parece que puede tener más interés.
  • Por último, ordeno los elementos que he seleccionado.

Cuándo planificar

Ya te he contado más arriba que te recomiendo siempre planificar antes de escribir. Pero si quieres ser aún más eficaz, ¿por qué no planificas en serie? Es decir, planifica varios textos en una sola sesión. Reserva una o dos horas y dedícate solo a esa tarea, con el objetivo de salir con tantos esquemas terminados como te sea posible. Así ahorras mucho más tiempo.

Yo he descubierto, además, que no siempre tengo la misma energía ni la misma cabeza para hacer estar tareas. Cuando estoy en fase menstrual se me dan fenomenal las planificaciones generales y cuando estoy en preovulatoria soy una maestra con las planificaciones específicas. Así que, dentro de lo posible, procuro dejar un hueco en mi agenda en esas fechas para poder planificar todo lo que pueda.

¿Y tú, planificas?

¿Haces planificaciones antes de escribir tus textos? Si no es así, haz la prueba: empieza a practicar ahora. Si, además, te apetece conocer otros trucos para escribir más en menos tiempo, descárgate mi guía gratuita.

Guía 7 trucos

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

En esta guía, encontrarás mis 7 trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. ¡Déjame tu correo y te la mando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En esta guía, encontrarás mis siete trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. 

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

Guía para escribir más en menos tiempo
Ir arriba