fbpx

Por fin tienes ese libro en las manos. Has leído sobre él, lo han comentado en las redes sociales y en tus blogs de referencia, le ha encantado a una de tus mejores amigas. Empiezas a leer con voracidad, con ansia… y en algún momento indeterminado te das cuenta de que no lo soportas más. Me da igual si estamos hablando de un libro para tu emprendimiento o de una novela, ¿no te sientes rara al ser la única persona que parece que no le ve la gracia? ¿No te fastidia la sensación de haber perdido el tiempo?

Sacar provecho de un ibro que gusta a todos menos a ti

Puedes sacarle partido

No te preocupes, voy a explicarte qué hago yo en estos casos para sacarle partido y aprender de la (ingrata) experiencia. De hecho, en lugar de adoptar un punto de vista teórico, te voy a explicar el proceso que seguí yo misma con el último libro que he abandonado a la mitad. 

Ten en cuenta que puedes seguir este mismo proceso con cualquier tipo de libro, ficción o no ficción. En mi caso, voy a ejemplificar con una novela porque me dedico a la escritura en general, pero si tú te dedicas a temas de no ficción puedes aplicarlo a libros que afecten a tu especialidad.

Dale una oportunidad

Lo primero, es importante tener en cuenta que no puedes abandonar el libro nada más empezar. Sí, lo sé, es una lata. Y puede parecer contradictorio.

No sé tú, pero yo hace muchos años ya que me di cuenta de que hay tantísimos libros que ni en diez vidas terminaría de leer todo lo que me interesa, así que ya no iba a perder más tiempo en libros que no me aportaran. ¿Y, entonces, qué? Pues que la realidad es que cuando estamos leyendo por trabajo no perdemos el tiempo por leer un poco más. Recuerda que vamos a sacarle mucho partido después a esa lectura.

A veces puede que incluso cambies de opinión, y un libro que en principio no nos convencía al avanzar más nos empiece a cautivar de algún modo; también a veces pasa lo contrario, que un libro que nos gustó en su comienzo de repente se mete en arenas movedizas. 

El último libro que yo he abandonado es la novela La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez Artero. Confieso que tengo debilidad por las obras de ficción que se desarrollan en librerías o bibliotecas o tratan acerca de apasionados lectores. Además, tenía muy buenas críticas, así que todo parecía indicar que iba a ser una lectura agradable.

Al principio, efectivamente me enganchó. Pero pasado el primer cuarto de la novela, empezó a perder fuelle; sin embargo, aguanté un poquito más. Lo abandoné poco después de la mitad de la obra, tras comprobar que no era una impresión pasajera o que yo había tenido un mal día. Efectivamente, en esa obra había algo que no funcionaba y, gracias a haber proseguido la lectura sin abandonar enseguida, empezaba a tener claro qué.

¿Qué ha fallado?

Intenta explicar en una sola frase por qué has tenido que abandonar ese libro. Tal vez sientes que no está dirigido a tu tipo de lector. Tal vez te resulta difícil la manera en que está redactado, o tal vez es el léxico que emplea, o la estructura. ¿Cuál es la razón principal que te ha hecho abandonar el libro?

En mi caso, lo que anoté al cerrar el libro es que no podía seguir porque había llegado un punto en que no soportaba a los personajes.

Haz una breve lista de aspectos positivos y negativos

No debería llevarte más de cinco o diez minutos. Profundiza un poco más: detalla cuáles son los puntos débiles y los fuertes de la obra. Te copio la lista que yo anoté en mi diario de escritura sobre La librería del señor Livingstone:

  • Los personajes se expresan de forma muy grandilocuente (NEGATIVO).
  • Los personajes son todos iguales: no hay variedad (NEGATIVO).
  • La historia de amor no es convincente (NEGATIVO).
  • Realmente la librería está bien descrita y parece un oasis dentro de la ciudad (POSITIVO).
  • El planteamiento de la novela está bien, es fácil de seguir (POSITIVO).
  • Pierdes interés en resolver el misterio (NEGATIVO).
  • No hay urgencia (NEGATIVO).

Busca otras opiniones

¿Quieres saber una cosa que aprendí estudiando Historia de la Literatura? Que los grandes autores a menudo tenían un grupo con el que debatir sobre literatura. Muchos de ellos se reunían en tertulias más o menos organizadas; otros tenían un nutrido grupo de amistades de la élite cultural con quienes mantenían una constante correspondencia.

Hablar sobre los libros que has leído te hace mejor escritor, no tengo ninguna duda. Eso sí, no puedes decir sin más que te ha gustado o que no, de ahí la minilista que elaboramos en el punto anterior. Llama a tu amiga, la que te recomendó el libro, e intenta abrir un breve debate sobre la obra, expresarle tus objeciones y escucha sus opiniones.

Si no conoces personalmente a nadie que haya leído ese libro, una buena opción es buscar reseñas. De hecho, la ventaja que tiene esta opción es que puedes leer varias. ¿Qué puntos fuertes destacan en un libro que tú has descartado? ¿Qué opinan sobre los aspectos que tú has considerado negativos?

En mi caso, repasé varias reseñas que me hicieron, en su día, comprar el libro. También buceé en las opiniones en Goodreads y en Amazon, y aunque la mayoría de las opiniones eran buenas encontré algunas otras con mis mismas impresiones.

Vuelve a valorar el  libro

Después de haberte enriquecido con las opiniones de otros, repasa tu lista. Ahora tienes una mayor perspectiva. ¿Deberías añadir algún aspecto más (positivo o negativo) a la lista? ¿Has cambiado de opinión sobre algo?

Volviendo al ejemplo de La librería del señor Livingstone, confirmé que mis impresiones en general no iban desencaminadas, pero el leer opiniones favorables y desfavorables sobre la novela me ayudó a concretar más mi opinión y llegar a una conclusión más elaborada.

Varias reseñas positivas alababan los personajes y destacaban su excentricidad. Y he de admitir que en parte es cierto. Pero, a mi juicio, lo que falla en esta obra es que, si bien los personajes eran muy interesantes por separado, juntos eran demasiado. Todos se expresaban de forma grandilocuente y tenían una personalidad extravagante. Y ahí encontré la descripción exacta de lo que me había disgustado de la novela: eran muchos Don Quijotes sin ningún Sancho que hiciera de contrapunto.

Anota tus conclusiones en tu diario de escritura

Finalmente, anota tus conclusiones. Yo soy una fiel defensora de llevar un diario de escritura, donde anotar todo lo que te pueda resultar útil cuando tú te pongas a escribir. Así podrás acudir a este listado, a modo de checklist, cuando seas tú quien escriba. No cometas ninguno de los errores que tanto te han molestado, e intenta tener presentes los aciertos por si puedes aplicarlos en tus escritos.

Todo esto te puede parecer un proceso muy largo porque lo he dividido en varios pasos, pero en realidad no debería llevarte mucho tiempo. Yo lo terminé entre el desayuno de dos días consecutivos. Y las conclusiones siempre me ayudan mucho en mi trabajo. ¡Te aseguro que el aprendizaje merece la pena!

Escribe a diario. Sin excusas.

Descarga mi ebook de regalo y empieza a producir contenidos todos los días.

EBOOK GRATIS

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la Política de Privacidad, haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies