fbpx
Mer Flores

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Te regalo esto 👇

En los inicios de mi emprendimiento, invertí un tiempo muy valioso intentando averiguar cosas sobre un cliente ideal que no sabía bien quién era, ¿cómo iba a averiguar a qué dedica el tiempo libre? Hasta que descubrí lo que nadie dice claro sobre el cliente ideal.

Los típicos ejercicios sobre cliente ideal

A mí me pasó en mis inicios como emprendedora. En las formaciones a las que asistía, todas orientadas a personas que, como yo, estaban comenzando en su emprendimiento, nos hablaban de la necesidad de tener claro quién es tu cliente ideal. Si no lo conocías bien, corrías el risgo de no conseguir ninguna venta en tu negocio.

Por eso, todos los emprendedores se enfrentan tarde o temprano con una batería de preguntas del tipo:

  • ¿Cual es su género y edad?
  • ¿En qué redes sociales pasa el rato?
  • ¿Con quién vive?
  • ¿Qué tipo de trabajo tiene?
  • ¿Cómo es su casa?
  • ¿Y cómo es él, en que lugar se enamoró de ti, de dónde es, a qué dedica el tiempo libre? 🎵


Y creo que hay muchas personas que se bloquean en este punto. ¿Cómo sé si a mi clienta ideal le gusta hacer ganchillo, ir al cine o la música grunge? Nos parece increíblemente difícil.

Y es que creo que todas esas formaciones y esos posts para emprendedores principiantes no son lo suficientemente claros en torno a un detalle importantísimo…

El cliente ideal no existe

El cliente ideal es, simplemente, una herramienta. Una figura inventada para ayudarte a comunicarte mejor con tu audiencia. Y es que es muchísimo más fácil contar lo que quieres contar cuando te estás dirigiendo a una persona concreta a la que conoces bien que cuando le hablas a una multitud de desconocidos.

Entonces, si es inventado, ¿cómo averiguas cuáles son sus datos? ¡Muy sencillo! Te los inventas. Invéntate a una persona con quien te gustaría trabajar y desarróllala.

Una gran idea que puede ayudarte a esto es inspirarte en clientes reales que ya tienes, ¿quiénes son las personas con las que más has disfrutado trabajar? Construye a tu cliente ideal tomando rasgos de su carácter. Pero si aún no has tenido clientes o los que has tenido no han sido precisamente ideales, simplemente fantasea e invéntate a alguien con quien sí disfrutarías trabajando.

De todo eso te hablo en mi último vídeo de Creando comunicación. Te lo dejo aquí: 👇👇👇

Delimita y concreta a tu cliente ideal

Todos aquellos consejos para definir a tu cliente ideal de los que te hablaba más arriba sí tienen algo de acertado: cuanto mejor conozcas a tu cliente ideal (aunque sea inventado) mejor es tu comunicación. El hecho de que sea inventado no significa que no tengas que ser minuciosa y detallista al perfilarlo.

Y no, concretar detalles sobre tu cliente ideal no te limita en absoluto. Si decides que tu cliente ideal es una mujer de 38 años, que vive en pareja sin estar casada y tiene dos hijos, eso no significa que estés descartando como clientes a las mujeres de 43, a los hombres solteros o a las personas sin hijos (a menos que tú decidas no trabajar con determinados perfiles, obviamente). Tú estás comunicando teniendo en mente a una potencial cliente, pero eso no excluye que contacten contigo personas de perfiles diferentes. ¡Créeme, llevo años dirigiéndome a un público femenino y escribiendo en femenino y me siguen escribiendo hombres para pedir presupuestos o sesiones!

Lo que sí va a pasar si delimitas bien a tu cliente ideal es que cada vez más a menudo se van a interesar por tu marca personas que no son exactamente ese perfil inventado, pero que tienen algunos (o muchos) rasgos en común. ¡Si te pasa, es que lo estás haciendo bien!

Cómo comunicarte bien con tu cliente ideal

Yo te recomiendo que, una vez detallado el perfil lo máximo posible, te hagas amiga de tu cliente ideal. Obviamente, como es inventada, no puedes tomarte un café con esa persona. Pero puedes hablar con ella todos los días.

Esta es Violeta, mi clienta ideal. Me la he inventado, y su cara está generada por ordenador. No existe.
Esta es Violeta, mi clienta ideal. Me la he inventado, y su cara está generada por ordenador. No existe.

Un truquito que a mí me sirve mucho es tener en la pared frente a mi escritorio una foto de mi clienta ideal, Violeta. ¿Cómo puedo tener una foto de esa clienta ideal si es un invento? Muy sencillo.

En este enlace encontrarás el rostro de una persona generado por ordenador. Te sorprenderá lo realista que es. Recarga la página y te saldrá otra persona, y otra, y otra. Repite tantas veces como lo necesites hasta encontrar un rostro que te cuadre con el perfil que has inventado.

A partir de ese momento, empieza a mirar tu foto y releerte lo que has anotado sobre esta persona al menos una vez al día hasta que lo hayas interiorizado completamente. Cuando escribas un texto para tu negocio (en tu web o blog, en tus redes sociales, en un email), crees un vídeo o un audio, hazlo pensando en esa persona.

Por ejemplo, yo he elegido que Violeta sea una persona muy cinéfila y casualmente le gustan el mismo tipo de pelis que a mí. Lo he elegido así porque creo que sería divertido trabajar con una persona que compartiera mis referencias culturales y mis gustos (cuando me ha pasado, lo he disfrutado). Por eso, muchas veces pongo ejemplos relacionados con el cine en la comunicación de mi negocio. A Violeta le gustaría el guiño. Y a mí también, de paso.

Al final, estos pequeños detalles marcan la diferencia. Te lo aseguro.

Si necesitas ayuda para comunicarte mejor con tu clienta ideal o con cualquier otro aspecto de tu comunicación de marca, te invito a que te unas a mi escuela online Creadoras de contenido. En ella ayudo a emprendedoras con marca personal a crear mejores contenidos y conectar más con su comunidad de manera muy práctica. Más info 👉 http://merflores.com/creadoras

Sobre Creando comunicación

El cliente ideal es un inventoCreando comunicación es un programa que creo para Instagram, que es mi red social principal. Puedes seguirme allí para estar al tanto no solo de estos contenidos, sino de otros muchos que solo distribuyo en esta red.

Este programa son consejos rápidos en vídeo (de entre 2 y 10 minutos) para que empieces a crear mejores contenidos, a aumentar tu visibilidad y a potenciar tu reslación con tus seguidores… ¡pero sin volverte loca en el intento!

¿Te puedo pedir un favor? ¡Comparte este post si te ha parecido interesante! Así, puedes ayudarme a que los contenidos de mi blog lleguen a otras personas. Muchas gracias ¡y que la Musa te acompañe!

7

Curso gratuito: aprende a crear el plan de contenidos que sí lograrás cumplir

¿Te cuesta planificar lo que vas a publicar en redes, en tu blog o en tu email marketing y, cuando lo haces, no logras cumplirlo? Con este curso gratuito de 5 días aprenderás una nueva forma de organizarte que sí funciona.

La responsable de tus datos seré yo, Mer Flores. Estos serán enviados a Active Campaign, con el fin de poder enviarte correos electrónicos con mis contenidos, consejos y promociones de mis productos y servicios. Puedes darte de baja en cualquier momento y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición o cualquier otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te apetece que charlemos?

Si quieres, puedes contactar conmigo por cualquiera de estos medios. Resolveré todas tus dudas lo antes posible.

© Mer Flores - Todos los derechos reservados

Ir arriba

Una cosa es querer utilizar historias cuando creas tus contenidos y otra muy diferente es encontrar las historias adecuadas. Yo puedo ayudarte a conseguirlo con esta guía. ¡Déjame tu correo y te la mando!

La responsable de tus datos seré yo, Mer Flores. Estos serán enviados a Active Campaign, con el fin de poder enviarte correos electrónicos con mis contenidos, consejos y promociones de mis productos y servicios. Puedes darte de baja en cualquier momento y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición o cualquier otro.