fbpx

En el milenario arte de contar historias hay algo mucho más importante que la historia que se cuenta: cómo contarla. Una anécdota poco original relatada por un narrador hábil y experimentado puede engancharnos sin remedio, y sin embargo la falta de pericia del escritor puede arruinarnos hasta la trama más interesante. Hoy voy a hablarte de las opciones que tienes para elegir un punto de vista para narrar.

narrador

El narrador es un elemento indispensable en el planteamiento del relato. Es la función que el autor crea para tener una voz que cuente la historia (por eso, no hemos de confundir el narrador con el autor). Como escritores, hemos de decidir de cuánta información va a disponer y cuánta de esa información va a proporcionar al lector. Esta voz cuenta una historia desde un determinado punto de vista, se sitúa en un tiempo y en un espacio, presenta a los personajes y en ocasiones incluso introduce sus propios comentarios sobre los hechos narrados.

Tipos de narrador según el punto de vista

El narrador externo cuenta hechos en los que no ha participado como personaje. Por lo tanto, lo está narrando todo desde fuera. El narrador interno, sin embargo, sí participa de los hechos narrados, e incluye tres tipos:

  • Narrador protagonista: que cuenta los acontecimientos que él mismo ha protagonizado.
  • Narrador personaje secundario: que ha participado de los hechos pero no como protagonista.
  • Narrador testigo: presente en los sucesos como espectador, pero con escasas intervenciones en los acontecimientos.

Tipos de narrador según la persona narrativa

Podemos elegir un narrador en tercera persona (que supone un relativo distanciamiento), un narrador en primera persona (que supone adoptar la perspectiva de un «yo», lo que imprime mayor subjetividad y expresividad al relato). En la novela contemporánea aparece también a veces el narrador en segunda persona, aunque son casos más bien puntuales porque es técnicamente difícil de mantener.

Tipos de narrador según su dominio de la historia narrativa

  • El narrador omnisciente lo sabe todo acerca de los personajes y acontecimientos. Es una especie de voz todopoderosa, un demiurgo que conoce todos los hechos en sus más pequeños detalles. penetra en los pensamientos de los personajes y conoce sus más profundos deseos.
  • Por su parte, el narrador identificado mantiene cierta omnisciencia respecto a un solo personaje: se identifica con él y reduce sus explicaciones de la historia a lo que este conoce.
  • Por último, el narrador objetivista registra solamente aquello que puede verse desde fuera (acciones, gestos, palabras). No hace referencia a la interioridad de los personajes, que se manifiesta únicamente a través de sus reacciones y diálogos.

Cómo montar un relato jugando con el punto de vista

En muchos talleres de escritura, tras explicar los tipos de narrador se proponían ejercicios a mi juicio tan sencillos como poco prácticos. Es muy fácil contar una misma historia desde la perspectiva de distintos narradores, pero a la hora de montar un relato o una novela completos, no solo es importante la perspectiva de la voz principal de la historia.

El narrador no es el único que habla en un relato. Cada historia tiene muchos narradores. Clic para tuitear

El narrador sirve de hilo conductor en un relato, es el que nos guía y nos da su punto de vista sobre las acciones de los personajes. Pero no debemos olvidar que los personajes no solo actúan, también hablan. Ten en cuenta el juego de perspectivas cuando des vida a tus personajes y sus conversaciones con otras personas que integren el relato.

Piensa en tus personajes cada vez que en una escena hablen con alguien o incluso reflexionen sobre algo que les ha sucedido. ¿Cuánto saben de la historia que narran? ¿Cuánto cuentan? ¿Qué ocultan? ¿Hasta qué punto han participado en ella? Si tienes claras las respuestas a estas preguntas, podrás construir tu relato con un juego de perspectivas muy enriquecedor. Sobre todo, no dejes de anotar estos detalles si te enfrentas a un relato extenso o complejo, para no olvidarlos y no cometer errores (que de pronto un personaje sepa más de lo que debería, por ejemplo).

Espero que estas propuestas te resulten útiles y seas capaz de elaborar un relato consistente y rico en matices.

Escribe a diario. Sin excusas.

Descarga mi ebook de regalo y empieza a producir contenidos todos los días.

EBOOK GRATIS

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la Política de Privacidad, haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies