fbpx

5 cosas que haría de forma diferente si volviera a empezar con el email marketing

Cuando empecé mi emprendimiento, tuve claro que una de las herramientas que necesitaba usar era el correo electrónico, porque conocía sus muchos beneficios. Sin embargo, empezar con el email marketing no siempre es sencillo: por supuesto que cometí muchos errores. En este post te cuento las 5 cosas que haría de forma diferente.
Empezar con el email marketing

1. Tener un solo formulario de registro

Cuando comencé mi lista de correo electrónico, puse un formulario de suscripción en la página principal de mi blog y eso fue todo.

Por supuesto, visitaba otros blogs que me gustaban. Era consciente de que otras personas lo hacían de forma diferente: formularios por todas partes. Pero me sentía mal si ponía tantos enlaces a mi lista de correo. Como si estuviera haciendo publicidad agresiva. Como si estuviera engatusando a gente para que se suscribiera.

Lo que tenía era un síndrome de la impostora como un piano.

Una amiga me enfrentó a la dura realidad:

  • Poniendo el formulario solo en ese lugar, en realidad casi nadie lo veía. La mayoría de los visitantes llegaban a mi blog por un post cualquiera, no por la página de inicio.
  • Además, yo proporcionaba (y proporciono) contenido de muchísimo valor en mi boletín de correo electrónico. Ofrecer a mis lectores que se suscriban de manera gratuita no es engañarles; al contrario: es hacerles un gran regalo.
  • Lo mío no es un hobby, es un negocio. No estoy obligando a nadie a suscribirse (puedes cerrar el formulario y no me enfadaré), pero tengo derecho a anunciar mi boletín en varios lugares de mi web.

Qué haría ahora si volviera a empezar con el email marketing

Por supuesto, ¡tener varios lugares preparados en mi web para que mis visitantes se suscriban! Es la única manera de asegurarte de que lo ven y tienen la oportunidad de suscribirse.

Ahora mismo, tengo formularios de suscripción en:

  • La página de inicio de la web
  • La página «Sobre mí»
  • El menú superior de toda mi web, que enlaza a una página con toda la información sobre la guía que regalo a quien se suscribe.
  • La barra lateral de mi blog
  • Al final de todos mis posts
  • En un formulario en popup

Y tengo el formulario en tantos sitios muy tranquila, con el convencimiento de que ganamos todos, porque yo proporciono muchísimo valor en mis emails.

2. No tener una secuencia de bienvenida

Hace tiempo, los blogueros ponían un formulario de suscripción en su web con el título «Suscríbete para recibir todas las noticias» y punto. Hoy en día, es inconcebible hacer esto. Si quieres que se suscriban a tu lista, debes ofrecerles algo a cambio: un regalo (también llamado lead magnet).

Sin embargo, hay muchas personas que se limitan a entregar ese regalo no hacen nada más. A partir de ese momento, sus suscriptores reciben los mismos emails que las personas que llevan en la lista meses o incluso años: boletines de noticias que a veces no saben ni de qué van.

Yo también cometí ese error. El resultado era que muchísima gente se daba de baja de mi lista o dejaba de abrir los correos a las pocas semanas. No había conectado en absoluto con ellos. Muchos no me conocían antes de suscribirse, y después de varias semanas seguían sin saber quién era yo.

Qué haría ahora si volviera a empezar con el email marketing

Es muy importante que configures una buena secuencia de bienvenida: entre 3 y 7 correos electrónicos utilizando una automatización o autorrespondedor de tu proveedor de email marketing. El objetivo de esa secuencia es que establezcas una relación con tus suscriptores más recientes. Preséntate y explica cosas sobre tu proyecto. Deja claro qué pueden esperar de tus boletines. Piensa bien qué quieres decirles en tus primeros mensajes, pues serán sus primeras impresiones sobre ti.

Esa secuencia de bienvenida decidirá si se enamoran de ti y se enganchan a tus emails o si vas a pasar al olvido.

Por supuesto, esa primera secuencia puede continuar y convertirse en un funnel de ventas (es decir, otra secuencia, esta vez encaminada a la venta).

3. No ser constante

De nada sirve preparar una secuencia de bienvenida magistral si luego dejan de recibir emails. Si les has prometido un email a la semana, ¡debes cumplirlo!

Yo también he caído en eso: he tenido mucho trabajo y he dejado de escribir. Nadie se dará cuenta si no escribes solo un email, no pasa nada, pero en general debes ser constante.

Otras veces, lo que sucede es que estamos de parón en nuestro trabajo o nuestro blog y, por lo tanto, paramos también los correos electrónicos.

¡Claro, cuando después de tres meses vuelves a escribir, ya no se acuerdan de ti! Es como volver a ser una desconocida.

Qué haría ahora si volviera a empezar con el email marketing

Sin duda alguna, es muy buen hábito marcar una tarea recurrente en el calendario: cada semana, hay que enviar como mínimo un correo (bueno, cada semana en mi caso, puede que tú mandes tus correos con una frecuencia diferente).

Cuando comiences a construir una relación regular y significativa con tus suscriptores, ¡tendrás mucho más éxito con el email marketing! Tus suscriptores estarán esperando tu siguiente email.

4. No segmentar

Ya habrás deducido que en todo esto del email marketing es importante la personalización. Es importante conseguir que tus suscriptores se sientan a gusto y cuidados.

Sin embargo, parte de ese «cuidar a tu audiencia» es preocuparte por lo que quieren y el tipo de mensajes de correo que desean recibir. Por eso es importante distinguir a los suscriptores que tienen intereses diferentes.

Qué haría ahora si volviera a empezar con el email marketing

Personalizar en email marketing es todo un reto, especialmente cuando estás empezando. Pero la segmentación puede ayudarte. Se trata de etiquetar a tus contactos según sus gustos, intereses y comportamientos. Y puedes empezar a hacerlo desde el principio, siempre que lo permita tu herramienta habitual de email marketing (yo te recomiendo Active Campaign, es una herramienta de pago pero dada su enorme potencia yo creo que compensa muchísimo la inversión).

Una vez hayas segmentado a tu público, puedes empezar a escribir de forma personalizada teniendo en cuenta toda la información que has recopilado. Pero para eso, es imprescindible empezar a etiquetar a tus contactos cuanto antes.

5. No tener un objetivo

¿Qué quieres conseguir con el email marketing? ¿Por qué has decidido utilizarlo? Y no, no me digas «para vender mis productos y servicios».

Yo me había marcado ese objetivo, y por supuesto tenía claro que debía alternar mucho contenido con los emails de venta para no parecer la teletienda. ¿Sabes qué pasó? Que antes de hacer una oferta en mi lista de correo, mandaba varios emails geniales, con mucho contenido… pero que poco tenían que ver con lo que iba a vender a continuación. Mis resultados eran pobres.

Qué haría ahora si volviera a empezar con el email marketing

Tienes que ser más específica, concretar varios objetivos, ordenarlos y decidir qué pasos debes dar para lograrlos de una manera natural.

  • Normalmente, al principio quieres que te conozcan mejor y que te sigan en distintas redes.
  • Luego querrás estrechar la relación.
  • Es posible que quieras ofrecer unos productos antes que otros, o puede que decidas ofrecerlos de forma estacional (a través de lanzamientos en fechas concretas). Sea como sea, para ofrecer esos productos o servicios debes seguir una estrategia (si no quieres parecer la teletienda).

Cuéntame

¿Y tú? ¿Has cometido alguno de estos errores? ¿Cuál ha sido tu experiencia? Si te interesa aprender un poco más sobre cómo empezar con el email marketing o cómo  sacarle auténtico partido, no dejes de entrar en la comunidad Creadoras de contenido, pues en el mes de abril vamos a trabajar sobre esta herramienta.

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

En esta guía, encontrarás mis 7 trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. ¡Déjame tu correo y te la mando!

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Otros posts similares:

Por qué odio el copywriting
Por qué odio el copywriting
Últimamente parece que se ha puesto de moda una palabra para hablar de la escritura de los textos para emprendedoras: el copywriting. Especialmente, en mi nicho, en el que muchas expertas en escritura se han reciclado en copywriters. Aunque yo misma a veces hago este tipo de tareas para algunas…
Sigue leyendo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En esta guía, encontrarás mis siete trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. 

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

Guía para escribir más en menos tiempo