fbpx

¿No te pasa que te cautivan ciertos detalles de los objetos que amas? A mí me encantan los libros, y todos tienen su encanto, pero uno de los elementos que me enamora de un tomo en particular (y si lo descubro en una excursión a una librería, es casi seguro que acabaré comprándolo) son las letras capitulares. Me apasionan. ¿Quieres que te cuente algunas curiosidades sobre ellas?

Letras capitulares

Una capitular es aquella letra de gran tamaño que aparece al principio de un libro, un capítulo o un párrafo, ocupando por lo general dos, tres o incluso más líneas.

Primeras letras capitulares

El origen de este curioso elemento se remonta a la época romana. Los más antiguos textos romanos estaban escritos en letras capitales y scriptura continua (es decir, sin espacios entre palabras), lo que producía libros estéticamente muy homogéneos pero difíciles de leer. Para facilitar un poco la lectura, la letra inicial de cada párrafo se ponía al margen con un mayor tamaño, el de todo el párrafo.

Más adelante, esta escritura en letras capitales derivó en en letras unciales y semiunciales (más simples y redondeadas, y también más fáciles de escribir y más legibles), pero se mantuvo a costumbre de escribir en letra capital los titulares, las iniciales de los nombres propios y algunas palabras que se quisieran enfatizar. Las iniciales de párrafo también solían destacarse, en algunos libros incluso coloreadas y adornadas.

Edad Media

Durante la Edad Media se mantuvo el uso de capitulares ricamente adornadas. En este caso, la finalidad no era únicamente ornamental, sino que tenía una utilidad práctica: servía para ayudar a localizar pasajes concretos dentro del libro. Ten en cuenta que a menudo estos libros se leían por monjes en salas con una iluminación muy pobre, de modo que estas capitulares servían de gran ayuda. Por este mismo motivo, a veces el diseño de estas capitulares no se limitaba a motivos florales o geométricos, sino que se hacía con elementos relacionados con el contenido del pasaje. Ya no se usaban en cada párrafo, sino solo en lugares importantes del texto.

Renacimiento y Barroco

Con la invención de la imprenta, no desapareció la costumbre de iluminar los manuscritos: el impresor respetaba ciertos huecos que se completaban gracias a la inserción de dibujos a mano, al principio, y más tarde de un grabado hecho a partir de una pieza de madera que se utilizaba de forma semejante a los tipos de la imprenta. Posteriormente se realizarían también grabados en metal. Algunos de estos grabados se convirtieron en auténticas señas de identidad de imprentas de gran renombre y siguen siendo imitados en nuestros días.

Las letras capitulares en la época contemporánea

Poco a poco, el uso de capitulares se fue simplificando (con la desaparición del coloreado posterior, por ejemplo) y reduciendo. En primer lugar, el coloreado y adorno de las capitulares suponía una inversión de tiempo para decorar el manuscrito que era contrario a la rapidez de la imprenta; por otra parte, la tendencia a economizar los costes (tanto el de creación del grabado como la inversión en tinta) obliga a prescindir cada vez más de estos elementos. Por ello, finalmente el uso de las capitulares acabó siendo algo extraordinario que se limitó a las ediciones de lujo.

Hoy en día la situación sigue más o menos igual: el empleo de las capitulares no es habitual en la mayoría de ediciones, pero su uso crea libros más hermosos y cuidados.

¿Qué detalles te apasionan a ti de un libro?

Soy una bibliófila. No solo me fascina la lectura, sino que también siento predilección por el libro como objeto y su aspecto exterior. Pero confieso que las letras capitulares son mi debilidad, me encanta observar el cuidado de sus trazos y el equilibrio de su diseño. Desde que a los diez años me enamoré de las capitulares de La historia interminable (mi primer gran libro) siento fascinación por estos delicados elementos. ¿Y tú? ¿Hay algún elemento especial que te cautive en un libro?

Escribe a diario. Sin excusas.

Descarga mi ebook de regalo y empieza a producir contenidos todos los días.

EBOOK GRATIS

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la Política de Privacidad, haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies