fbpx

Escribe más gracias a la ley de Parkinson

¿Quieres escribir más pero al final siempre acabas postergando tus objetivos o terminando tus proyectos a última hora? Da igual si escribes una novela, un blog, contenidos para redes sociales o lo que sea… la sensación es la misma y es muy frustrante. Tranquila, esta tendencia a procrastinar o a alargar las tareas es normal y está explicada en la Ley de Parkinson. En este post voy a explicarte en qué consiste y cómo puedes tomar medidas para evitarlo.

Qué es la ley de Parkinson

Hace unos meses, una clienta me pidió una sesión, desesperada. Llevaba meses pasándolo mal por culpa de la creación de contenidos para su blog y sus redes sociales, porque siempre acababa escribiendo todo a última hora y era un agobio. Así que había acabado tomando la decisión de reducir: haría menos publicaciones en redes y en el blog pasaría a un post cada dos semanas. Pero lo curioso es que seguía agobiada y seguía escribiendo todo a última hora. No había notado ningún alivio.

El problema por el que me contrató esta clienta es más frecuente de lo que parece.

Y es mucho peor cuando asumes proyectos largos. Sé de lo que hablo: me pasé seis años trabajando en mi tesis doctoral. El primer año leía libros mientras hacía los cursos de doctorado. El segundo año preparé mi tesina. Pero luego… luego se acabaron los plazos, ya tocaba trabajar en mi tesis lo que necesitaba. Y tardé nada menos que tres años y medio. Y no me puse de verdad a redactar cuando vi que solo quedaban unos meses. Terminé a toda prisa un mes más tarde de la fecha que me había marcado como límite a mi misma para no eternizar el proyecto.

También he conocido, a lo largo de estos años, a varios escritores que llevaban años trabajando en la novela. Y el proyecto se alargaba más y más. Y lo peor es que seguía siempre quedando mucho trabajo por delante.

Y eso es lo que expresa precisamente la Ley de Parkinson, formulada por Cyril Northcote Parkinson primero en un artículo para The Economist y luego en un libro. La Ley de Parkinson establece que el trabajo se expande hasta llenar todo el tiempo disponible para su finalización.

Cómo nos afecta

La ley de Parkinson en realidad no significa que nuestras tareas realmente «se expandan» o se vuelvan mayores (aunque a veces sí sea así). Sobre todo, el problema es que tenemos tendencia a procrastinar o a ocuparnos con otras cosas que captan nuestra atención.

Por un lado, mientras la fecha límite no esté amenazantemente cercana, nos dispersamos con otras tareas. Y claro, avanzamos muy poco. Esto hace que nos sintamos poco productivas (aunque hagamos muchas cosas) y que nos frustremos con esa tarea que vamos alargando, en este caso escribir.

Por otra parte, cuando por fin se acerca la fecha límite (si es que la hay) llega el estrés. No vas a llegar a tiempo, y toca correr. Y claro, la actividad en cuestión (escribir) se vuelve poco grata y nos genera ansiedad. De hecho, a veces te acabas preguntando qué ha pasado, si a ti al principio escribir te gustaba.

Si no hay fecha límite concreta (por ejemplo, cuando estás escribiendo un libro), lo que suele pasar es que pasan los meses e incluso los años y has avanzado poco o muy poco con esa tarea. ¿Qué pasa, que solo sabemos trabajar si es bajo presión?

Soluciones

1. Planifica

Cualquier proyecto de escritura, sea grande o pequeño, puede planificarse por partida doble.

Por un lado, la planificación de contenido. ¿Qué elementos quieres incluir en tu texto? ¿Puedes hacer un pequeño esquema antes de empezar? Tener una idea aproximada de lo que vas a necesitar incluir te ayudará a ser más consciente del tiempo que necesitas para desarrollar tu proyecto y, por lo tanto, te será útil para no dejar que se te acumule hasta el final.

Pero yo te invito a hacer una planificación aún más consciente: ¿qué otras cosas vas a tener que hacer aparte de escribir? ¿Necesitas reservar tiempo para releer y revisar lo que has escrito, para maquetar, para hacer otras tareas relacionadas? Si las tienes todas en cuenta desde el principio, es mucho más fácil mantener el control sobre la evolución de tu proyecto. Así podrás impedir que tu trabajo se expanda, como dice la Ley de Parkinson.

2. Todo a la agenda

Ya eres consciente de tu tendencia a dejarlo todo para el último día. Si no quieres pegarte un atracón justo al final, ¿por qué no lo organizas para tener muchas fechas límite en lugar de una sola? Así la Ley de Parkinson juega a tu favor, porque en vez de un solo proyecto y fecha límite, tienes varios proyectos pequeñitos, y eso te obliga a no dejarlo todo para el final.

Es muy sencillo: cuando hayas planificado todas las tareas que tienes que hacer, simplemente pon una fecha límite para cada una de ellas teniendo en cuenta el tiempo total disponible. Si no hay una fecha límite total, elige una que te convenga y te parezca razonable. Una vez hayas decidido la fecha límite para cada paso, simplemente anótalas todas en tu agenda. ¡Y a trabajar!

3. Comparte tus fechas límite

A veces, aunque nos pongamos fechas límite para esas subtareas de nuestro proyecto, no las cumplimos y nos dedicamos a modificar la planificación original una y otra vez hasta que terminamos, de nuevo, trabajando con prisas a última hora.

Por eso, es muy buena idea que compartas esos objetivos y fechas límites con una o varias personas. Busca a alguien de confianza a quien contarle qué quieres hacer y en qué fecha quieres terminar, y pídele que te ayude a seguir adelante con tu compromiso.

La solución ideal es dar con un pequeño grupo de personas con proyectos similares, de modo que podáis ayudaros y motivaros mutuamente. ¿No conoces a nadie? Que eso no te detenga. También es muy útil compartir tus objetivos en redes sociales. Cuando lo has dicho en público, te cuesta más procrastinar.

4. Time blocking

Para ayudarte a cumplir con tus objetivos, algo que te puede ayudar es que te acostumbres a bloquear espacios de tiempo para cada uno de tus proyectos, por ejemplo una hora diaria o tres bloques de dos horas a la semana. La duración y frecuencia de los bloques depende de ti, del tamaño del proyecto y de la prisa que tengas por finalizarlo.

Coloca esos bloques en tu agenda y asegúrate de no aceptar otras tareas en ese horario. Trátalos como si tuvieras una cita importante con otra persona.

5. Bloquea tu tiempo personal

Recuerda que el trabajo tiene tendencia a expandirse ocupando todo el tiempo disponible. Todo. Así que asegúrate de bloquear en tu agenda tiempo para ti, para tus necesidades personales, tus aficiones y tu tiempo en familia, o verás cómo tus proyectos invaden ese espacio y lo reducen a cero.

Supera la Ley de Parkinson

Espero haberte ayudado a comprender gracias a este post qué es la Ley de Parkinson, cómo te afecta y por qué puede llegar a conseguir que tus proyectos no lleguen a buen término. Si de verdad estás decidida a maximizar tu productividad y a empezar a escribir muchísimo más sin tener que dedicar más tiempo, te invito a que te descargues mi guía gratuita Mis 7 trucos infalibles para escribir más en menos tiempo.

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

En esta guía, encontrarás mis 7 trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. ¡Déjame tu correo y te la mando!

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Otros posts similares:

Escritora de brújula o de mapa
¿Escritora de brújula o de mapa?
Escribir una novela es un trabajo duro pero también muy estimulante. A menudo, es el primer proyecto de escritura largo de tu vida. Y en los círculos de escritores se suele decir que hay dos formas de afrontar esta tarea, dos tipos de escritoras: la escritora de brújula y la…
Sigue leyendo
4 consejos sencillos para escribir más
4 consejos sencillos para escribir más
¿Te gustaría escribir más pero no hay manera de sacar el tiempo que necesitas? Si te sientes identificada, debes saber que el tuyo es un problema muy habitual. Por suerte, es posible encontrar trucos para ser más productiva. Aquí van cuatro consejos para que puedas estar satisfecha y escribir mucho…
Sigue leyendo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En esta guía, encontrarás mis siete trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. 

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

Guía para escribir más en menos tiempo