fbpx
Mer Flores

Demasiado perfecta: cómo librarte de Mary Sue

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Como escritora, probablemente te obsesiona lograr construir personajes verosímiles, con los que tus lectores conecten. Si es así, te interesa este post, en el que voy a hablar del personaje Mary Sue, un típico error de principiante que deberías intentar evitar a toda costa.

Cómo librarte de Mary Sue

Qué es un personaje Mary Sue

En ficción, llamamos Mary Sue a un arquetipo de personaje tan perfecto que resulta poco creíble. Normalmente es la protagonista. Es joven, hermosa, todos la adoran. En realidad, una personaje Mary Sue se considera un defecto, un síntoma de inexperiencia, y es habitual en escritores primerizos.

Aunque el concepto Mary Sue se refiere a un personaje femenino, también existe el personaje Gary Stu, su equivalente masculino. Aunque este es siempre menos habitual y menos criticado (yo creo que hay bastante de sexismo en esto).

Evitar construir un personaje Mary Sue o Gary Stue hace que tus personajes sean más interesantes, aunque por supuesto incluir solo algunas de sus características tampoco es ningún problema.

La historia de Mary Sue

El concepto tiene su origen en las fanfictions. En 1973, Paula Smith publicó Un cuento trekkie, un relato paródico en el que se burlaba de muchos de los tópicos habituales en las fanfics de Star Trek. La protagonista de su historia se llamaba Mary Sue. Ella era la teniente más joven que jamás había habido en la flota. Tenía un increíble talento, todos los personajes originales la amaban y termina con una trágica muerte para salvar la galaxia.

Personajes como Mary Sue eran muy habituales en las fanfictions: es un tipo de caracterización muy habitual el los escritores novatos. El caso es que la parodia fue acertadísima y muy celebrada, y muy pronto empezó a llamarse Mary Sue a esos personajes tan perfectos que son poco creíbles.

Cómo reconocer a Mary Sue o a Gary Stue

Cuando nos explican lo que es un personaje May Sue o Gary Stue, lo habitual es que nos invada el temor de escribir este tipo de personajes. ¿Cómo reconocerlos? Aquí te dejo un listado de las características más habituales:

  • Se considera una proyección idealizada de su autor, que en el fondo desea (de forma consciente o inconsciente) introducirse dentro de su propia obra.
  • Tiene generalmente el mismo sexo que el autor, y un físico idealizado, con ningún defecto o pequeños defectos adorables y algún rasgo muy exótico, como por ejemplo un color de ojos peculiar.
  • Suele ser bastante joven.
  • Su nombre no es un nombre habitual. Puede ser un anagrama del nombre del autor, una variante, un mote que usaban con él en su infancia, el nombre que desea poner a sus futuros hijos o algún nombre sonoro que evoque belleza, poder o magia.
  • A pesar de su atractivo físico, parecen no considerarse especialmente guapos.
  • No tiene debilidades o defectos, y si los tienen, son muy pequeños y los hacen aún más adorables.
  • Toda la trama gira en torno a ellos, y a menudo ellos tienen, sin saberlo, el destino de salvar a todo el mundo.
  • Los demás personajes no pueden evitar hablar de ellos cuando no están, ayudarlos en todo y caer cautivados ante sus encantos.
  • Poseen un pasado trágico que, paradójicamente, no les ha hecho cerrarse, sino convertirse en unas personas absolutamente maravillosas y generosas.
  • Constantemente la casualidad juega a su favor, da la sensación de que sean personajes elegidos o destinados a hacer algo.
  • Tienen alguna habilidad especial, ya sea un poder mágico, una intuición increíble, una inteligencia sobrehumana o una habilidad innata con la espada a pesar de no haber sostenido una jamás. A veces esta habilidad está dormida, y surge de repente en el momento más oportuno.
  • Ganan la aceptación de los demás con poco esfuerzo, son personajes populares. Llegado el momento, otros personajes podrán dar la vida por ellos sin titubear.
  • Es posible que varios personajes acaben enamorados de Mary Sue o de Gary Stue. Ellos suelen sorprenderse mucho.
  • El antagonista suele ser también bastante plano: su única función es que Mary Sue se luzca mucho al vencerlo.
  • Un personaje que tenga todas estas cualidades resulta poco creíble, es irreal. A menudo provoca irritación en los lectores: alguien tan perfecto acaba resultando repulsivo.

Algunos ejemplos de personajes Mary Sue y Gary Stue podrían ser Bella Swan, la protagonista de la saga Crepúsculo, y Mikael Blomkvist de la saga Millennium. También últimamente se ha calificado a Rey Skywalker, la protagonista de las últimas películas de Star Wars, como un ejemplo de Mary Sue.

Trucos para romper el efecto Mary Sue

Evitar el efecto Mary Sue en tus personajes es más fácil de lo que parece, tranquila. Aquí te dejo un par de trucos:

  • Añade un defecto real, que no sea ser demasiado generosa o demasiado perfeccionista. Que sean puntos débiles que realmente les afecten, y que tengan consecuencias al nivel de la trama. Los defectos hacen interesantes a nuestros personajes. Por ejemplo, Sherlock Holmes sufre adicciones y periodos de melancolía.
  • Crea un villano a su altura: uno de los mejores trucos para disminuir el efecto Mary Sue es que el villano sea realmente un reto, alguien difícil de vencer. Un ejemplo sería Moriarty, que proporciona solidez al personaje de Sherlock Holmes. Un villano tan malvado necesita un héroe a la altura

¿Te ha pasado?

¿Has creado alguna vez un personaje Mary Sue? ¿Qué hiciste para solucionarlo? Espero que los consejos de este post te ayuden a reconocerlos y a atenuar su perfección excesiva, para que gusten más a tus lectores.

Guía 7 trucos

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

En esta guía, encontrarás mis 7 trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. ¡Déjame tu correo y te la mando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En esta guía, encontrarás mis siete trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. 

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

Guía para escribir más en menos tiempo
Ir arriba