fbpx

«Un personaje sin motivación no es un personaje, es una marioneta». Esta frase la escuché la primera vez que estudié narratología, hace ya… ¡nada menos que dieciocho años, cuando escribo estas palabras! En ese contexto, aprendí que una de las claves para construir una historia realmente significativa era que los personajes fueran creíbles, y para ello debían tener una buena motivación: algo que les inspirara a actuar como lo hacían, algo que fuera su motivo para ser quienes eran y tomar las decisiones que tomaban, acertadas o no. Yo creo que este truco funciona porque la literatura es reflejo de la vida real. Nuestra vida, como la literatura, solo tiene sentido si tenemos una verdadera motivación (o varias). Hoy he decidido compartir contigo cuáles son mis porqués, los motivos que me llevan a hacer lo que hago cada día.

Mis porqués

Por mí

Creo que en esta clase de cosas es imprescindible ponernos nosotras por delante. Así que, para empezar, te diré que mis primeros motivos para realizar este trabajo los encontrarás en mí misma.

  • Disfruto mucho. Sí, la verdad es que mi trabajo me resulta divertido y apasionante. Siempre repito que «si no te lo pasas bien, no merece la pena», y es una máxima que me aplico a mí misma en primer lugar. No soportaría un trabajo que no me resultara estimulante, que fuera igual un día tras otro, que no me permitiera desarrollar mi creatividad.
  • Soy buena. Nos han educado para negar nuestros talentos (y lo llaman modestia), pero es un error. Haciendo mi trabajo me siento útil y valorada, y eso mejora mi autoestima. ¿Qué hay de malo en eso?
  • Me encantan los retos. Y este proyecto en el que me he embarcado me supone afrontar tareas diferentes cada día, colaborar con mujeres muy diferentes y ayudarlas a sacar lo mejor de sí mismas, y muchas subidas y bajadas (y, a menudo, sentimientos contradictorios). Nadie dijo que fuera fácil, pero me mantiene alerta y motivada.

Por mi familia

  • Para criar a mi bebé: La verdad es que ese fue mi mayor detonante. Aunque mi baja por maternidad era cuatro semanas superior a la de la mayoría de las mujeres en España, a mí me parece que sigue siendo insuficiente. No estoy dispuesta a perderme estos meses irrepetibles. Aunque trabajar en casa con una bebé es complicado a veces, para mí es muy satisfactorio estar siempre para ella.
  • Para estar con mis hijas: Trabajar en casa me permite flexibilizar los horarios, estar disponible para funciones escolares, poder atenderlas sin límites si alguna de ellas está enferma, organizarme para hacer planes especiales de vez en cuando y asegurarme de estar siempre para ellas.

Por mis clientas

  • Después de más de quince años de profesión, conozco muy bien los problemas y dificultades a los que se enfrentan quienes desean escribir o necesitan hacerlo. La experiencia me permite ayudarlas de una forma más eficaz. Suelo tener bastante claro qué truco o qué herramienta le va a ser más útil a cada persona.
  • Mis clientas suelen ser, además de profesionales, madres. Por eso, son personas muy ocupadas. Precisamente por eso me necesitan, porque tengo una mentalidad muy práctica y siempre busco la forma de seguir simplificando todo lo máximo posible.
  • Tengo la capacidad de inspirar seguridad y tranquilidad. Y ayudar de esta manera a mujeres que tienen un potencial increíble y a quienes admiro mucho me hace sentir muy satisfecha.

Por el mundo

  • Los libros de historia y de literatura hablan casi en exclusividad de hombres. La mayoría de los libros que se recomiendan en casi todo los ámbitos de experiencia (incluidos algunos lógicamente femeninos, como la maternidad o la lactancia) suelen estar escritos por hombres. Las mujeres son menos visibles y se sienten menos seguras. Aprenden a asumir desde la más tierna infancia que ellos tienen mejores habilidades (o se les reconocen más). Es una sutil forma de silenciar a un porcentaje muy importante de la población.
  • Cuando ayudo a superar los problemas de mis clientas para comunicarse por escrito de forma eficaz, de elaborar textos que cautiven, les estoy devolviendo el poder de su propia voz. Para mí mi trabajo se ha convertido en una suerte de activismo.

¿Y tus porqués?

¿Cuál es tu motivación? Si tus porqués sintonizan con los míos, tal vez te apetezca que trabajemos juntas. Lo estoy deseando. 🙂

 

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

En esta guía, encontrarás mis 7 trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. ¡Déjame tu correo y te la mando!

Guía para escribir más en menos tiempo

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la Política de Privacidad, haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

En esta guía, encontrarás mis siete trucos infalibles para escribir más en menos tiempo. 

Deja de sentir que te faltan horas para escribir

Guía para escribir más en menos tiempo