fbpx

Últimamente mis publicaciones en este blog están bastante centradas en hablar de productividad aplicada a la escritura. Pero aún no te había hablado de una herramienta que personalmente me encanta: el diario de escritura.

Tengo que confesarte que siento pasión por las libretas y planificadores, así que la idea de un diario de escritura me apasionó desde el principio. ¿Pero es realmente útil? ¿Qué aplicaciones puedes darle? En este post voy a darte todas las claves.

Diario de escritura

Qué es un diario de escritura

El diario de escritura no es más que una libreta, una herramienta de trabajo donde un escritor o escritora toma nota de todas sus ideas, pensamientos, posibilidades locas para desarrollar un tema y cualquier otro contenido que te inspire. En realidad es una forma de mantener (más o menos) organizado todo aquello que necesitas a la hora de escribir. Esta herramienta está muy de moda en Estados Unidos entre los escritores de ficción.

¿Sirve, entonces, solo para autores de ficción? En absoluto. En estos momentos, solo estoy produciendo contenido práctico: posts para este blog, contenidos especiales para las suscriptoras de mi boletín, y estoy preparando un libro, un manual práctico del que ya te hablaré. Y le saco muchísimo partido a mi diario de escritura.

¿No puedo usar en su lugar las notas de mi teléfono móvil?

Pues en teoría sí, claro. Puedes descargar uno de los cientos de aplicaciones que existen para tomar notas con tu móvil, o abrir un archivo en tu ordenador. El móvil tiene la ventaja de que casi siempre lo llevas encima, además. Pero a pesar de todo eso, yo sigo recomendando que elijas un diario en papel.

La escritura a mano nos reporta muchas ventajas. Además, el móvil puede ser un elemento distractor, que te saque del estado de concentración que necesitas para escribir con eficacia.

Yo, personalmente, almaceno muchas notas e ideas en mi teléfono móvil a lo largo del día, cuando no estoy sentada en mi escritorio, si descubro materiales útiles o tengo ideas que me pueden servir… pero busco un rato cada día (o cada dos o tres días, como mucho) para transcribir esas notas a mi diario de escritura.

Por qué deberías tener un diario de escritura

Ya te conté la semana pasada que, si quieres ser realmente productiva en tu escritura, debes evitar al máximo las distracciones. Una de las soluciones que te proponía para no caer en los agujeros de conejo pasaba por tener una libreta junto a tu ordenador para hacer pequeñas anotaciones. Si en lugar de una libreta cualquiera tienes tu diario de escritura, el beneficio será doble, porque podrás conservar todas tus notas para futuras referencias y consultar sobre la marcha otros datos si así lo necesitas. Todo lo que anotas en tu diario de escritura es muy práctico y enfocado en esa tarea. A mí ese cuaderno casi mágico me ha solucionado muchísimos problemas.

Secciones que yo incluyo en mi diario de escritura (y que podrían servirte a ti)

1. Índice

¿Por qué un índice? Aunque todo el contenido de tu diario de escritura estará relacionado con este tema, es importante mantener un registro organizado para que luego no pierdas demasiado tiempo en buscar una sección concreta. Gracias al índice, puedes encontrar de forma instantánea aquello que vas buscando.

Mi manera de llenar el diario de escritura es página tras página. Quiero decir que no divido el diario en partes y pongo una sección en cada una, sino que dedico una página completa a una sección y, cuando la lleno, paso a la siguiente página libre si necesito más. Como hay secciones que se repiten una y otra vez y tienen una continuidad, anoto al final de la página indicaciones de «sigue en la página X» y al principio «viene de la página X». Además, voy anotando en un índice las páginas relevantes que puedo volver a necesitar, y reservo para este las primeras páginas del cuaderno.

2. Recoger buenas ideas

Haz una lista de las ideas que se te vayan ocurriendo. Puedes hacer una sola, una especie de cajón de sastre para todo lo que quieres escribir, o varias listas: para el blog, para tu libro, para las redes sociales… No olvides tachar las ideas o marcarlas con un tic (✅) cuando ya las hayas utilizado.

3. Planes, objetivos y proyectos

Similar al apartado anterior, pero relacionada con proyectos mayores. Puedes anotar que quieres hacer una serie monográfica de posts en tu blog, que necesitas dedicar una sesión o dos a revisar la estructura de tu libro o que te has propuesto escribir como mínimo 500 palabras al día. Cualquier plan relacionado con tu escritura tiene cabida aquí.

4. Notas de tus sesiones de escritura

Mientras estás escribiendo, no deberías hacer nada más. Ni investigar, ni corregir, ni cualquier otra cosa que te distraiga de tu tarea. Si surge una tarea necesaria, anótala rápidamente y sigue escribiendo. Ya atenderás esas tareas cuando termines.

5. Anotar tus resultados y tus logros

Esta sección puede parecer poco importante, pero no lo es en absoluto. Yo anoto cada día la fecha, en qué he estado trabajando y cuánto he avanzado (en número de palabras). Me lleva menos de un minuto. Cuando tengo un mal día y me siento desanimada, reviso estas páginas. Me doy cuenta de lo mucho que he avanzado en los últimos meses y eso me carga de energía automáticamente. Otras veces no avanzo demasiado en un proyecto, pero tal vez es que he estado trabajando en algo difícil. Anota aquí todo aquello de lo que te sientas orgullosa, con la fecha.

6. Checklist de corrección

Esta sección es IMPRESCINDIBLE en tu diario de escritura. No todo el mundo escribe igual, ni comete los mismos errores. Cuando corrijas tus textos antes de publicarlos, debes estar atenta a qué tipo de cosas tienes TÚ que cambiar casi siempre. Anótalas en tu checklist. Yo te doy a menudo, en mis artículos del blog y en mis redes sociales, pequeños tips para mejorar tus textos. Si es algo que a ti te resulta útil, anótalo en tu lista. Cuando revises cualquiera de tus textos, repasa esa checklist. No olvides mantener la lista en constante revisión: hay malos hábitos que tienes ahora y que con el tiempo abandonarás. 😉

7. Listas de palabras para usar

Un consejo que doy mucho a mis escritoras es que hagan listas de palabras.

Para los autores de ficción, podría tratarse de una lista de palabras sugerentes y sonoras, o incluso una lista de posibles nombres para futuros personajes. En el caso de emprendedoras y blogueras que se dedican a la no ficción, esta recomendación es aún más importante.

Tienes un tema, ¿verdad? Aquello a lo que te dedicas. Casi todos tus textos giran en torno a ese tema. Necesitas cuantos más sinónimos y palabras relacionadas sea posible, porque no quieres que tus textos sean monótonos y aburridos. Hazte listas de sustantivos, verbos y adjetivos relacionados con tu tema y consulta estas listas a menudo cuando revises tus escritos.

8. Colección de citas

Está muy de moda compartir citas de autores conocidos en las redes sociales. ¿Qué tal si vas anotando las que creas que puedes relacionar con tus temas principales? Así, no solo puedes compartir citas tu también, sino que puedes buscar alguna para ponerle el broche de oro a alguno de los posts que publiques en tu blog.

9. Anotar cosas que aún no sabes para qué te van a servir

Situaciones que has vivido que crees que puedes relacionar de algún modo con tu tema, noticias tomadas de la prensa… Cualquier cosa que crees que te pueda servir algún día aunque no tengas claro ni cuándo ni para qué.

¿Te atreves a probar?

Anímate. Busca una libreta bonita y comienza tu propio diario de escritura. Prueba durante algunas semanas. Espero que disfrutes, como yo, de tenerlo todo organizado y a mano.

 

Escribe a diario. Sin excusas.

Descarga mi ebook de regalo y empieza a producir contenidos todos los días.

EBOOK GRATIS

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la Política de Privacidad, haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies