fbpx

¿Es necesario estar en todas las redes?

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Estar en todas las redes puede parecer una buena idea. ¡Si no estás en redes, no existes y perderás muchos clientes! ¿O no es así?

¡Dale al play y etiquétame en redes contándome qué te ha parecido el episodio!

También puedes escuchar el episodio en YouTube, Spotify, Apple podcast, Spreaker, Ivoox, Podimo o buscando «Contenidos creativos» en tu aplicación favorita.

Transcripción del episodio

Disclaimer: Contenidos creativos se ha creado como podcast y está diseñado para ser escuchado, no para ser leído. Así que te animo a que escuches el audio, que incluye matices de voz, efectos sonoros y énfasis en determinadas frases. Todo esto permite identificar, por ejemplo, una broma, que no debe ser entendida literalmente, lo que no sería posible por escrito. He generado esta transcripción con un software de reconocimiento de voz y puede contener errores. Por favor, comprueba el audio correspondiente antes de citarme en cualquier publicación.

[Las autoridades sanitarias advierten que este podcast puede aumentar seriamente tu creatividad].

De qué te hablo en este episodio

Estar en todas las redes puede parecer importante, pero ¿es realmente necesario?

Si no estás en Google, no existes. Si no estás en Facebook, no existes. Si no estás en Instagram, TikTok, YouTube, Twitter, Pinterest, si no tienes un podcast y una lista de email marketing, no existes. ¡O eso es lo que nos dicen!

Creo que todas las pequeñas emprendedoras hemos intentado estar en varias redes a la vez y luego hemos tenido la sensación de estar haciendo unos malabares imposibles y, por supuesto, hemos fracasado.

En este episodio te cuento toda la verdad sobre estar en todas las redes y cómo comenzar una estrategia de comunicación realmente exitosa.

¡Empezamos!

Presentación

Esto es Contenidos creativos con Mer Flores, un podcast donde aprender a ser más creativa en tu comunicación online.

Hola, ¿qué tal? Soy Mer Flores y aquí estoy, una semana más, dispuesta a inspirarte hablando de marca personal y estrategia de contenidos, siempre desde una perspectiva creativa, porque es importante poner un toque de creatividad en tu vida y en tu trabajo. 😉

Esta semana hablamos de si es realmente necesario estar en todas las redes y cómo afrontar con cabeza los múltiples canales de comunicación que nos ofrece el mundo online. Pero antes que nada, si te interesa este tema, quiero pedirte un favor. Dale like a este episodio y suscríbete, así me apoyas y me ayudas a crecer. ¡Gracias!

Las grandes marcas suelen estar en todas las redes

Bueno, vamos a lo que nos interesa hoy. Cuando tienes un negocio, un proyecto y quieres empezar a promocionarlo online, tienes un montón de opciones realmente. Distintos canales como redes sociales, tu propia web, un podcast, un canal de YouTube…

Y al final no sabemos muy bien por qué medio decidirnos, especialmente si tenemos en cuenta que, bueno, estar en todas las redes en principio nos puede parecer una buena idea porque, de hecho, todas las grandes marcas lo hacen.

Claro, esto es algo que solemos hacer, ¿no? Nuestra cultura digital todavía es limitada, es decir, llevamos pocos años de vida digital y nuestra cultura emprendedora también es limitada (porque no sé si te pasará como a mí, pero yo crecí en un mundo en que el ideal era ser funcionario y esto de emprender era solo para unos pocos a los que les iba el riesgo). Entonces, realmente nunca hemos pensado ni hemos analizado cómo podríamos promocionar algo que estamos haciendo.

Nuestra única experiencia es la publicidad a la que hemos estado expuestas toda nuestra vida, y esa publicidad es la publicidad de las grandes marcas. Así que cuando nos decidimos a iniciar un proyecto y queremos comunicarlo, nuestro único referente son estas marcas grandes. Y ellas, como ya te he dicho, están en todas las redes, tienen cuenta en todas las redes, tienen un montón de canales abiertos.

¿Por qué no hacer lo mismo? ¿Por qué no abrirte una cuenta en Facebook, otra en Instagram, otra en Twitter, otra en Clubhouse, un canal en YouTube, un podcast, un blog que vas a promocionar en Pinterest? ¿Por qué no hacer todo eso? Tiene sentido.

¿Puedes hacer ese trabajo?

Solo hay un pero. Las grandes marcas tienen personal, tienen departamentos dedicados exclusivamente a esto de la comunicación. Y tú, por suerte o por desgracia, tienes un proyecto precioso, pero pequeñito.

Seguramente tú eres la única persona que trabaja en tu negocio. Como mucho, puede que delegues algunas pequeñas tareas. Entonces tú no tienes el personal que tienen las grandes marcas. No puedes tener a varias personas dedicadas exclusivamente a tu comunicación en redes.

Entonces, teniendo en cuenta todo esto, tienes que empezar por tener claro que tú sola no puedes hacer el trabajo de todo un departamento compuesto por varias personas. Las grandes marcas se pueden permitir estar en todas las redes y comunicar en un montón de canales precisamente porque son grandes. Si tú intentas estar en un montón de sitios a la vez, comunicándolo un montón de sitios a la vez, el resultado normalmente es que tu comunicación se vuelve más impersonal porque no tienes tiempo para pensar y además no eres capaz de sostener el enorme esfuerzo que te supone comunicar en tantos sitios de una sola vez.

Y esto se traduce en que eres inconstante. Algo que el público de cualquier medio no suele perdonar. Porque están buscando a personas confiables. No te van a comprar tu producto o tu servicio si no están seguros de que el mes que viene vas a seguir allí.

Estar en más redes en busca de tu cliente ideal

Y seguramente en este momento me dirás: «Bueno, Mer, vale, tengo claro que no puedo estar en todos los sitios y todos los medios, pero sí que me interesa estar en varios, en todos los que yo pueda sobrellevar, porque en cuantos más medios tenga presencia, más posibilidades hay de que me vea mi cliente ideal».

A mí me hace mucha gracia este argumento porque lo he visto repetir una y otra vez en diversos medios y por diversas personas en todo este tiempo que yo llevo emprendiendo. O sea, que si estás en muchos medios, es más posible que te vea tu cliente ideal.
Esta frase es una auténtica falacia y yo creo que genera un montón de frustraciones, porque fomenta la creencia de que tu cliente ideal es una persona real que existe y que tú tienes que buscar a toda costa.

Y claro, esto te genera una inseguridad enorme porque ¿cómo sabes si tu cliente ideal está en Facebook o en Instagram o en Twitter? Da la sensación de que tienes que ir a una pitonisa que tenga una bola mágica que pueda leer y te pueda decir en qué redes sociales está tu cliente. Y claro, como no tienes acceso a una persona con esas dotes adivinatorias, pues lo mejor es estar en todas las redes y así te aseguras de que estás llegando a tu cliente ideal.

¡ERROR! Tu cliente ideal no existe.

Ya lo he repetido muchas veces y lo seguiré repitiendo, porque desgraciadamente sigue existiendo la creencia de que tu cliente ideal es alguien a quien tienes que buscar.

Tu cliente ideal es precisamente eso, un ideal. Es una persona que tú te has inventado en tu cabeza, es una fantasía que personaliza aquel tipo de persona con la que a ti te fliparía trabajar, te encantaría, serías superfeliz.

Es como todo esto de la pareja ideal. Tú tienes claro qué tipo de persona te interesa, qué cosas te atraen, qué cosas te gustaría que tuviera tu pareja, y es posible que hayas pasado cierto tiempo de tu vida fantaseando sobre ese tipo de persona, dónde la conocerías y qué tipo de historia viviríais. Pero la realidad es que esa pareja ideal no existe, a la hora de la verdad es simplemente un referente para ayudarte a medir a las personas reales a las que conoces a lo largo de tu vida para decidir si tú quieres incorporarlas a tu vida o no.

Pues el cliente ideal es un poco lo mismo. Es una construcción, una fantasía en la cual, pues tú te imaginas cómo te gustaría que fuera con todo el detalle posible el tipo de cliente que tú quieres atraer. Y claro, tú empiezas a crear toda tu comunicación, tus posts, tus contenidos de distinto tipo, pensando en esa persona y mágicamente empiezas a atraer a personas reales que se parecen a ese cliente ideal.

Tú decides en qué redes está tu cliente ideal

Y no, no me he ido de tema, pero quería aclararte esto del cliente ideal para que entiendas que si tu cliente ideal en realidad es una fantasía que tú misma creas para que te sirva de referente, para atraer a esos clientes reales que se parecen al ideal, tú puedes decidir en qué red o redes está tu cliente ideal.

La decisión está en ti.

Si tú decides que tu cliente ideal está en Instagram, no está en ninguna otra red. O puede que esté en otras redes, pero también está en Instagram. Por lo tanto, no necesitas estar en más sitios para llegar a esa persona.

Olvídate de esa idea de intentar estar en todos los sitios para llegar a más gente, porque la realidad es que en cuantos más sitios comuniques, a menos gente vas a impactar realmente.

«Es poco trabajo»

Y aquí es donde voy a hacer referencia a otra creencia falsa que nos perjudica muchísimo a la hora de comunicar, y es la creencia de que realmente una vez ya estás comunicando, por ejemplo en una red, es poco trabajo extra esto de irte a una segunda red, o una tercera o una cuarta.

Claro, las personas que difunden esta creencia te dan un argumento que parece que tiene bastante sentido: «Ya que te has tomado el trabajo de crear el contenido para una red, aprovéchalo compartiéndolo en todas partes. Realmente el contenido que estás creando para una red lo puedes reciclar y lo puedes publicar en todas las redes, a lo mejor adaptándolas un poquito y ya está. Es muy sencillo».

La realidad es que no es tan sencillo como parece esto de coger los contenidos que yo he creado, por ejemplo, para Instagram y pasarlos a todas las demás redes.

Por ejemplo, Instagram te pone muy fácil esto de compartir automáticamente tu contenido a Facebook. Entonces, bueno, tiene sentido. Si estoy en Instagram, puedo tener una fanpage de Facebook que se comparta el contenido automáticamente. A mí esto no me aumenta tampoco la carga de trabajo.

Pues esto no es cierto. En primer lugar, porque en Instagram tú estás haciendo referencia, por ejemplo, al enlace de tu bio, o a que te manden un mensaje y mencionas tu propia cuenta. Resulta que este mismo enlace no funciona en Facebook. Así que te tienes que ir a tu fanpage de Facebook a editar para añadir el enlace real al que estás haciendo referencia. O por ejemplo, si hay personas en Facebook viendo tus historias de Instagram, van a interactuar con ellas. Por lo tanto, ya tienes dos sitios en los que estar pendiente de las interacciones con tus stories.

Y esto es solamente Facebook, que al ser la misma empresa, te lo pone superfácil para conseguir coordinar ambas redes. Creo que ves por dónde voy.

Realmente, incluso si coges el mismo contenido y lo quieres publicar en varias redes, esto supone que se van incorporando a tu lista de tareas un montón de pequeñas tareas. Sí, son muy pequeñas, te consumen poco tiempo, pero si sumas ese tiempo a lo largo de toda la semana, de todo el mes, de todo el año, es un montón de tiempo extra que estás dedicando a estas nuevas redes. Así que es importante que tengas en cuenta si realmente te merece la pena esa inversión de tiempo.

Cada red supone una estrategia diferente

Y es que hay un primer problema con esto de compartir ese mismo contenido en varias redes, y es que cada red tiene unas circunstancias diferentes, unas características diferentes y un tipo de público diferente. Por supuesto, es posible que haya personas que estén en varias redes, pero cuando entran en una determinada red social tienen unas expectativas. Yo no espero lo mismo cuando entro en YouTube que cuando entro en Instagram y soy usuaria de ambas redes.

Entonces, si tú has creado un contenido específico, una estrategia específica, pensando en publicarlo, por ejemplo en Instagram, si aprovechas ese mismo contenido en otras redes, pues no va a estar pensado teniendo en cuenta las circunstancias y el tipo de público de esa red.

Fíjate, ni siquiera Instagram, Reels, TikTok y YouTube Shorts, que en principio son aproximadamente lo mismo, tienen las mismas características, el mismo público, la misma estética y la misma dinámica. Y por lo tanto, aunque en principio podrías potencialmente aprovechar el mismo contenido, el mismo vídeo corto en todos estos sitios, en la práctica, además de consumirte tiempo el publicarlo en todos estos sitios, la estrategia ideal no es exactamente la misma y por lo tanto, lo que te funciona bien en una de estas redes puede no funcionar bien en otras.

En mi opinión, no tiene sentido estar en una red por estar. Porque sí, estás aumentando el número de gente que potencialmente podría encontrarse con tus contenidos. Pero ojo, tampoco estás invirtiendo el mismo tiempo en todas las redes.

Y es que cuando pensamos en compartir un mismo contenido en varias redes, quizá consideramos que nos va a llevar poco tiempo, porque compartirlo en otra red son pocos minutos. (Aunque ya te he dicho que si va sumando minutos, al final es un montón de tiempo). Pero no consideramos que las redes sociales… son sociales, y que por lo tanto, para que una publicación consiga resultados en varias redes, tú tienes que estar presente en esas varias redes. Y no solo publicar e irte. Tienes que interactuar con la gente, tienes que comentar en otras cuentas, tienes que estar ahí. Y eso, eso sí que te consume un montón de tiempo.

La impresión que causa realmente una estrategia multicanal

Una última cosa sobre esto de compartir contenido en varias redes, por si no te he convencido ya. No sé si te has parado a pensar que hay personas que consumen contenido en varias redes diferentes. Yo misma, te lo he dicho antes, consumo contenido en Instagram, en YouTube, escucho un montón de podcast, descubro blogs interesantes a través de Pinterest… Estoy en un montón de lugares.

Y entonces, ¿qué pasa cuando una persona descubre tu cuenta en alguna red social, le encantas, le enamoras completamente y decide seguirte en todas sus redes sociales? Te busca en todas sus redes sociales y vamos a imaginar que te encuentra en varias de ellas. O a lo mejor no te sigue en varias redes sociales, pero decide irse a tu web y descubre que tienes una newsletter y se
suscribe a tu lista de correo electrónico. O a lo mejor se incorpora a tu canal de Telegram o a tu grupo de WhatsApp. Te sigue en varios sitios diferentes.

Wow, que alegría, ¿no?, una persona tan fan, tan enamorada de lo que tú estás haciendo. Eso sería lo ideal.

Vale, pues imagínate que esta persona entra hoy en una de sus redes sociales y ve un post tuyo. Más tarde, a lo mejor a la hora de comer, entra en otra red social y ve el mismo post tuyo. Luego consulta su correo electrónico y ve que le has mandado un mensaje en el que, básicamente, estás parafraseando (si no copiando) el mismo texto que compartiste antes en redes sociales. Y luego, en tu grupo de Telegram, se encuentra con que has vuelto a compartir el mismo post.

No sé, a mí no me cuesta mucho trabajo imaginarme cómo se siente esa persona, porque yo misma he experimentado esto. He recibido un montón de veces emails que son una copia del mismo contenido que has publicado en redes, que al mismo tiempo lo has publicado en varias redes y por lo tanto cuando entro a otra red me vuelvo a encontrar la misma foto con el mismo texto…

A mí, como consumidora de contenido, eso no me gusta nada. Porque lo que en principio me pudo parecer un post interesante, llegado determinado punto, pienso «¡Ya le vale! Estoy harta de ver este mismo contenido exacto».

La realidad es que la estrategia multicanal ya no funciona, porque el público no quiere encontrarse exactamente lo mismo en todos los sitios. Imagínate encender la televisión y ponerte a hacer zapping, a cambiar de canal, y que en todos los canales estén emitiendo el mismo programa exacto. Te están quitando la opción de decidir, de elegir.

La estrategia omnicanal

Precisamente por esto, frente a la antigua estrategia multicanal de estar en muchos canales y publicar el mismo contenido en todos estos canales, se está imponiendo cada vez más una estrategia omnicanal.

Es decir, que si tú estás presente en varios canales, en varias redes, en varios medios, cada uno de esos canales
tiene que ofrecer algo diferente, porque a tu público le tiene que merecer la pena estar en ese sitio.

Entonces, si tú estás en una red social, tienes que preguntarte por qué le interesa a tu público seguirte en esa red social. ¿Qué contenido vas a publicar que hace que les merezca la pena estar en esa red social? Si además de esa red social, por ejemplo, tienes una lista de email marketing y vas a mandarles emails cada cierto tiempo, piensa: ¿Qué les voy a aportar en estos emails
diferente a lo que ya aporto en esa red social? Si vas a tener un grupo en alguna aplicación de mensajería como Telegram o WhatsApp, ¿qué valor adicional les vas a ofrecer ahí que no les ofrezcas ya en tus redes sociales y en tu lista de correo? Es decir, que cada vez que incorporas un nuevo medio tienes que aportar algo diferente, una propuesta diferente a la que ya estabas ofreciendo en el primer canal.

Aprovecho para decirte que si te suscribes a mi lista de email para recibir el podcast todas las semanas, vas a recibir junto con este podcast siempre algún tipo de contenido extra. Y esta semana, por ejemplo, te explico en mi email cómo se puede crear una estrategia omnicanal que sí que tenga sentido. Si eres suscriptora ya lo tienes en tu email, y si no lo eres, te dejo en la descripción de este episodio cómo puedes suscribirte para no perdértelo las próximas semanas.

Mi recomendación: empieza por una red

Y bien, entonces hemos quedado en que esto de estar en todas las redes no es tan fácil como parecía. ¿Y qué es lo que yo te recomiendo?

Mi consejo es que elijas una sola red principal, un solo medio, y también pienses cuáles son los formatos que más fácil te va a resultar crear, que más pueden impactar en tu cliente ideal, y decide la frecuencia más adecuada teniendo en cuenta tu capacidad y tu tiempo, ojo.

Si quieres aprender a decidir todo esto, yo tengo un curso gratuito a tu disposición para crear un plan de contenidos que realmente puedas mantener. Te dejo el enlace también en la descripción del episodio.

Una sola red social es más que suficiente para promocionar tu proyecto

Sé que nos da miedo esto de poner todos los huevos en la misma cesta, pero yo creo que al principio es necesario, porque cuando diversificas estás necesitando invertir más tiempo, y al principio no siempre tienes la misma habilidad.

En mi caso, yo empecé haciendo caso a los consejos y me hice cuentas en varias redes sociales. Pasados unos meses, me di cuenta de que eso no era sostenible y decidí centrarme en Instagram. Y es la mejor decisión que pude tomar para mi negocio.

Durante muchos meses, la única red en la que comunicaba era Instagram. Me centré en crear una buena estrategia para esta red, en crear una auténtica comunidad, y muy pronto conseguí resultados.

Y es que sí, puedes llegar a vender lo suficiente, puedes llegar a tener un negocio rentable basado exclusivamente en una única red social. Yo lo conseguí con Instagram. Y si quieres saber cómo lo hice, suscríbete, porque en uno de los próximos episodios te
voy a hablar precisamente de cómo lo conseguí.

Luego puedes aumentar el número de canales

Por supuesto, yo no te estoy diciendo que tengas que comprometerte a estar en una única red social de por vida. Con el tiempo puedes ir añadiendo más redes y más medios. Yo lo he hecho. Yo empecé centrándome completamente en Instagram y con el tiempo pues he ido incorporando otras cosas.

Pero es que cuando ya lleves cierto tiempo tendrás más experiencia y tardarás menos en crear tus contenidos. Eso te dejará un tiempo disponible para dedicarte a medios nuevos. Y además, si has hecho las cosas bien, si te has centrado en una única red, en un único medio y has conseguido crear la estrategia perfecta, la comunidad perfecta para hacer que realmente sea rentable, ahora mismo sí tendrás posibilidades de empezar a delegar un poco ciertas tareas relacionadas o no con el contenido. El caso es que cuando estás delegando, estás dejándote tiempo disponible a ti para hacer otras cosas.

¡Y esto es todo por hoy!

Espero que esta reflexión te haya servido, te haya ayudado y que te decidas a minimizar tu comunicación para hacer una comunicación realmente sostenible y eficaz.

Te deseo que tengas una semana supercreativa. Suscríbete al podcast, porque te espero en el siguiente episodio, y hasta entonces ¡que la Musa te acompañe!

¡Hola, soy Mer! 😊

Aquí comparto contigo sobre:
🚀 Estrategia de contenidos.
⭐️ Comunicación creativa, honesta y que conecta.
👀 Visibilidad & estrategia para mujeres con valores.
♥️ Te ayudo a que crees un contenido 🥰.

Te regalo esto 👇

7

Curso gratuito: aprende a crear el plan de contenidos que sí lograrás cumplir

¿Te cuesta planificar lo que vas a publicar en redes, en tu blog o en tu email marketing y, cuando lo haces, no logras cumplirlo? Con este curso gratuito de 5 días aprenderás una nueva forma de organizarte que sí funciona.

La responsable de tus datos seré yo, Mer Flores. Estos serán enviados a Active Campaign, con el fin de poder enviarte correos electrónicos con mis contenidos, consejos y promociones de mis productos y servicios. Puedes darte de baja en cualquier momento y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición o cualquier otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te apetece que charlemos?

Si quieres, puedes contactar conmigo por cualquiera de estos medios. Resolveré todas tus dudas lo antes posible.

© Mer Flores - Todos los derechos reservados

Ir arriba

¿Estás harta de planificar tus contenidos y luego ser incapaz de cumplirlo? Con este curso gratuito de 5 días vas a comprobar que un plan adaptado a ti es más sencillo de lo que crees.

La responsable de tus datos seré yo, Mer Flores. Estos serán enviados a Active Campaign, con el fin de poder enviarte correos electrónicos con mis contenidos, consejos y promociones de mis productos y servicios. Puedes darte de baja en cualquier momento y ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición o cualquier otro.